Bancos alaban la reforma

Afirman que el crecimiento y la inversión crecerían

MÉXICO (Notimex).- La reforma energética es la de mayor “calado” en los cambios estructurales alcanzados este 2013, pues se prevé que con su aplicación impulse hasta 1.5 puntos porcentuales el crecimiento económico, coinciden analistas.

De hecho, ante la noticia de la aprobación de la reforma energética el jueves pasado, se cree que podría darse un incremento en la calificación crediticia de México de las evaluadoras internacionales.

De esta forma, para el economista en jefe para México de BBVA Research, Carlos Serrano Herrera, la apertura del sector energético al capital privado, aun de manera conservadora, impulsará el crecimiento económico potencial del país en al menos medio punto porcentual.

En tanto, el presidente del Consejo de Administración del Grupo Financiero BBVA Bancomer, Luis Robles Miaja, consideró que este cambio estructural sumaría un punto porcentual más a la actividad económica en 2014, simplemente por la perspectiva positiva que generaría en inversiones.

Carlos Capistrán, economista en jefe para México de Bank of America Merrill Lynch Global Research (BofAML), dijo a su vez que este cambio estructural fortalecerá al peso, por lo que será una de las pocas divisas de mercados emergentes que observen apreciaciones frente al dólar en los meses próximos.

Además refirió que para el próximo se espera que el tipo de cambio se ubique en $12.50 por dólar, lo cual se basa en la aprobación de la reforma, pues al abrir todo un sector que no estaba disponible a la inversión privada, en el largo plazo aumenta el potencial de crecimiento del país al volverlo más rico.

En este sentido agregó que los resultados de la reforma se verán hasta 2015.

“Los principales resultados derivados de esta reforma se verán hasta 2015, mientras que en 2014 se verán ciertos movimientos como la llegada de empresas internacionales que estén buscando participar en el sector”, señaló. De acuerdo con estimaciones del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), la reforma atraerá inversiones de entre 50 mil millones y 70 mil millones de dólares anuales, gracias a los contratos de utilidad compartida entre el gobierno y particulares. Mientras que con el otorgamiento de concesiones a particulares, estos montos podrían llegar hasta 100 mil millones de dólares al año. En tanto que la industria naviera ha destinado más de cinco mil millones de dólares en los últimos cinco años a la compra o construcción de embarcaciones y plataformas de perforación de aguas profundas y someras, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Agentes Navieros (Amanac). Por su parte, la Cámara Mexicana de la Industria del Transporte Marítimo (Cameintram) estima que la reforma energética impactará positivamente a México, a Pemex y a la marina mercante, pues se elevaría en 170% la contratación de embarcaciones de bandera mexicana. A decir del director general del Grupo Financiero Banorte, Alejandro Valenzuela del Río, esta reforma “no es un tema ideológico, sino de competitividad y sobrevivencia para el país”.El directivo comentó en entrevista que esta reforma es “el gran tema” ahora ante los rápidos cambios en la geopolítica mundial y las implicaciones que tiene para México, sobre todo en un escenario en donde Estados Unidos está garantizando su autosuficiencia energética. En tanto que Luis Peña Kegel, director del Grupo Financiero HSBC México, subraya que el cambio más importante y que puede abrir el panorama para que México sea totalmente diferente es la reforma energética, toda vez que pese a la política en materia de petróleo, gas y energía eléctrica no se ha avanzado como en otras naciones. Para el director general de Scotiabank, Troy Wright, la reforma energética representa realmente un potencial que mejore la competitividad de México, por lo que no debe desaprovecharse la oportunidad que esta representa para potencializar las inversiones en el país. Además, señaló, esta reforma permitiría mejorar el costo de la electricidad, que es una carga para las empresas, y el otro factor a favor sería una mayor inversión en gas que también permitiría reducir sus precios.




Volver arriba