Fuerzas federales abaten a criminales

Guerrero fue ayer escenario de dos enfrentamientos

MÉXICO (EFE).- Ocho presuntos delincuentes murieron en dos enfrentamientos armados con fuerzas federales ocurridos ayer en el estado de Guerrero, informaron fuentes estatales.

El primer suceso ocurrió en la ciudad de Zumpango del Río, próxima a Chilpancingo, la capital de Estado, donde un grupo de la Policía Federal se enfrentó con delincuentes que se encontraban en un bar de la población.

Una fuente de la Fiscalía estatal dijo que en el lugar murieron cuatro presuntos sicarios de los cuales todavía se desconoce su identidad.

El enfrentamiento sucedió a las 10 horas, cuando los agentes se encontraban cerca del centro de la ciudad donde se lleva a cabo la tradicional feria del pueblo, a la que asisten cientos de personas.

El poblado prácticamente se encuentra sitiado por las fuerzas federales para preservar la seguridad de los habitantes.

En la comunidad de Pantla, del municipio de Zihuatanejo, se registró un segundo enfrentamiento entre presuntos delincuentes y elementos del Ejército mexicano en el que murieron cuatro civiles, indicó la Procuraduría General de Justicia de Guerrero.

El suceso se desencadenó a las 11 horas, se informó, cuando un grupo criminal atacó a un convoy militar que pasaba por esa comunidad.

Los soldados repelieron la agresión lo que dejó a cuatro presuntos delincuentes muertos en el sitio.

En los últimos días en Guerrero se ha intensificado la seguridad por parte de la Policía Federal, la estatal y el Ejercito Mexicano, en acciones para preservar la seguridad, especialmente en los límites con el estado de Michoacán, donde hay una militarización parcial del estado por la presencia de grupos de autodefensa y de la organización criminal de Los Caballeros Templarios.En la zona centro del estado de Guerrero los autodefensas controlan ya poblados cercanos a Chilpancingo, la capital del estado, y han realizado operaciones contra un grupo delictivo conocido como “Los Rojos”, una escisión del cártel de los hermanos Beltrán Leyva.




Volver arriba