Suprimir el acoso escolar en México

Detectar y atacar este problema de la sociedad

Desde hace algunos años la palabra “bullying” se escucha en todas partes, principalmente en las instituciones educativas, desde nivel preescolar hasta superior.

En el año 2012, en México 5 mil 190 menores murieron por causas relacionadas con el bullying, de los cuales 4 mil 201 eran varones y 989 eran mujeres. Al menos el 77% de los estudiantes de primarias y secundarias publicas o privadas en el Distrito Federal se asume víctima o agresor.

Algunos de los síntomas para detectar este mal son los cambios de humor (tristeza, llantos o irritabilidad), bajo rendimiento escolar, el niño pide más dinero para cubrir chantajes del agresor, se puede mostrar agresivo con sus padres o maestros, tiene cambios en el sueño y/o apetito, dolores somáticos (cabeza, estómago, vómitos), pierde sus pertenencias escolares o personales, tiene golpes, rasguños y dice que se ha caído, no quiere salir ni se relaciona con sus compañeros, busca compañía a la entrada y salida de la escuela y pone pretextos para no asistir a clase.

Para atacar este problema padres y profesores deben trabajar en conjunto manteniéndose informado del trabajo que hace la escuela y los resultados del niño, no dejarle de demostrarle amor, mantener la calma y no mostrar preocupación, el niño tiene que ver determinación y positivismo en los padres.

Cualquiera puede ser víctima del bullying, pero ¿quiénes son más propensos a esto? Los más pequeños o vulnerables, los que se estan desarrollando físicamente, los que son torpes con su cuerpo, no usan ropa de moda, tienen sobrepreso, son muy estudiosos o son muy tímidos.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) considera urgente poner en práctica actividades que favorezcan el diálogo y la confianza entre padres e hijos, a fin de detectar situaciones que pongan en riesgo la integridad de la población escolar.

Erradicar el “bullying” no es tarea fácil, por lo que es necesario promover desde ahora valores como la igualdad, la tolerancia, la solidaridad y la paz.- Karen Díaz Salgado

Etiquetas: