Senadora pide facilidades para combatir el "bullying"

Senadora pide facilidades para combatir el “bullying”

MÉXICO (Notimex).- La senadora Marcela Torres consideró que el gobierno federal debe otorgar facilidades fiscales para crear organizaciones o agrupaciones de voluntarios que coadyuven en el combate y prevención del ‘bullying’.

La integrante de la Comisión de Educación del Senado explicó en entrevista que el objetivo es ‘no cargar’ toda la responsabilidad a las autoridades federales y estatales, porque es una tarea de todos los ciudadanos.

Celebró que en el país esté en aumento la cultura de la denuncia y por eso cada vez haya más casos reportados de ese fenómeno de abuso y hostigamiento en las escuelas del nivel básico, ante agresiones físicas y verbales de alumnos que se sienten más fuertes que otros.

Explicó que el acoso escolar es el maltrato físico y/o psicológico deliberado y constante que recibe un niño por otro u otros compañeros, con el objetivo de someterlo y asustarlo, además de implicar una repetición continuada de las burlas o agresiones, lo que puede provocar la exclusión social de la víctima.

La legisladora del Partido Acción Nacional (PAN) definió el problema en sus diversos tipos: el físico, como empujones, patadas, agresiones con objetos, así como el verbal, con insultos y apodos, menosprecio en público, resalte de defectos físicos, entre otras acciones.

También existe el social, agregó, por medio del cual se pretende aislar al joven del resto del grupo y sus compañeros; sin embargo, el más habitual es el sicológico, con el que se mina la autoestima del individuo y fomenta su temor.

Torres Peimbert consideró que se trata de un problema de origen múltiple, comenzando porque la familia ya no es aquella institución tan fuerte como solía ser antes, cuando transmitía valores.

Además, la familia se fragiliza debido a que los mexicanos permanecen casados 10 años en promedio y sólo siete de cada 100 menores de edad viven con ambos padres, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La legisladora añadió que al romperse la familia, en todas las sociedades se ha buscado métodos alternos que transmitan valores que antes sólo correspondían al mismo núcleo; por ejemplo, las organizaciones civiles o las agrupaciones de voluntarios que trabajan en la formación de valores de distinta índole.

Esos valores, señaló, son ecológicos, cívicos, nacionales, de convivencia social y de manejo de la violencia, y se debe recordar que en México solamente hay 16 mil organizaciones de la sociedad para 120 millones de mexicanos, mientras que en Argentina son más de 100 mil grupos civiles para 30 millones de argentinos.

‘Hoy los mexicanos estamos más conscientes de que el bullying no es algo normal ni cotidiano como hace varios años, cuando te decían tus papás: aprende a defenderte o golpea al que te golpea, y te sentías solo muchas veces porque tu única fortaleza era defenderte, fuera en forma personal o en grupo’, destacó.

Eso quiere decir, continuó, que está permeando la campaña del Senado de la República en los medios masivos de comunicación y en general en la cultura mexicana, sobre la importancia que se le debe dar a ese fenómeno cuando algunos niños son molestados por otros.

Aseguró que hay un mayor nivel de conciencia y la sociedad está aprendiendo a denunciar, y por eso existe un incremento en el número de denuncias y no en el aumento de los casos de ‘bullying’, como se refleja en las estadísticas de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

La también integrante de la Comisión Anticorrupción y Participación Ciudadana expuso que la CNDH documentó en 2011 que 30 por ciento de los estudiantes de primaria declararon haber sufrido algún tipo de acoso escolar, mientras que en 2013 la cifra subió a 40 por ciento.

También señaló que los datos de ese organismo evidencian que el acoso ha llegado a un nivel tal que se sabe de estudiantes de primaria y secundaria que conforman grupos y pandillas para agredir físicamente a sus compañeros, al grado de conducir a las víctimas hasta el suicidio.




Volver arriba