Rechazan que universidad online sea de mala calidad

MÉXICO (Notimex).- El rector de la Universidad Abierta de Cataluña, Josep A. Planell, sostuvo que se equivocan quienes piensan que la universidad on-line es de mala o menor calidad que la presencial y advirtió que ‘viene la marea online’.

En entrevista con Notimex, reconoció que la universidad online puede tener alguna limitación en aquellas carreras profesionales en las que existe un fuerte contenido experimental.

‘Es lógico pensar que si uno quiere estudiar biología celular, en algún momento tendrá que ir a un laboratorio y hacer preparaciones de células, teñirlas y mirarlas en el microscopio’, agregó.

Así, abundó, hay titulaciones en que existe necesidad de una parte experimental que será presencial sin duda. Pero en cuanto a la formación teórica, de ninguna manera.

En anatomía, que es el caso de la medicina, hay simulaciones virtuales que son de mucho mayor calidad que el dibujo que hace con tiza el profesor en la pizarra, dijo.

Por tanto, señaló, hay una serie de formaciones que pueden ser totalmente online y otras que no pueden ser totalmente online y el futuro nos llevará a una situación donde tendremos que aprovechar lo mejor de los dos mundos, que es al fin y al cabo de lo que se trata.

De visita en México, donde firmó un convenio de colaboración académica entre la Universidad Abierta y a Distancia de México de la Secretaría de Educación Pública y mañana firmará otro con la Universidad de Guadalajara, anotó que su institución cuenta con 60 mil alumnos, entre tres mil 500 y cuatro mil de América Latina, cuya edad promedio es 35 años.

En general se trata de personas que trabajan y pagan una hipoteca, por tanto son exigentes con la universidad y quieren que su dinero redunde en un aprendizaje, aseveró.

Son individuos que tienen ambición de progresar social y profesionalmente y en la cabeza tienen la idea de saber organizar su tiempo, son rigurosos, disciplinados, tenaces y con una gran determinación para hacer el trabajo, expuso.

‘Estos no son inconvenientes. Son los valores que buscan los ‘headhunters’ cuando van a contratar gente. ¿Quién quiere contratar un tío viva la virgen que no sabe si es de mañana o de noche, sin cultura del esfuerzo o indisciplinado? Nosotros ofrecemos este tipo de gente, porque estos son los valores del online’.

Un tema importante para quien paga para tener una formación es la ocupabilidad o empleabilidad. Hoy, los estudiantes creen que lo que han estudiado les sirve poco y lo mismo opinan las empresas, aunque las universidades dicen que sus alumnos de ingeniería, por ejemplo, son capaces de hacer rápidamente dos canales de Panamá.

Así que la ocupabilidad depende de cómo se mida. Si se mide desde la oferta, la universidad dice que ofrece la carrera porque tiene los mejores profesores, pero si se mide desde la demanda, las empresas dicen que a pesar de las buenas calificaciones de los jóvenes, les lleva entre seis u ocho meses para darles una formación y adecuarlos.

‘Esta formación es la que damos en online, porque estamos en contacto con el mundo empresarial. Nuestra idea no es tanto que nuestros estudiantes obtengan el Premio Nobel, que si lo tienen es fantástico, pero su preparación debe tener este componente de empleabilidad’, aseguró.

Josep A. Planell señaló, por otra parte, que en 2008 menos de dos por ciento de sus estudiantes tenía aproximadamente 18 años, edad en que se está en una universidad presencial; hoy el porcentaje es de siete por ciento. No es una cifra espectacular, pero se ha multiplicado por tres.

Ello, indicó, puede deberse a que hay más gente de 18 años que puede compatibilizar el trabajo con el estudio, por cuestión de precio, en online es más económica que la presencial o simplemente porque le es más fácil. La generación actual es digital, han nacido en esta era.

Por si fuera poco, los países emergentes tienen necesidad de extender su oferta de educación superior en una sociedad del conocimiento, lo mismo si se piensa en China, Corea, India, Indonesia, Malasia, Oriente Medio, Arabia Saudita, Irán, Irak o los países de América Latina, mencionó.

Dar salida a esa demanda tan grande que existe precisa construir una universidad cada semana. Y no se trata sólo de infraestructura; preparar a los profesores lleva su tiempo y no se tiene el suficiente. Una salida es la universidad online, puntualizó.- Por Jacqueline Ramos




Volver arriba