Para la CNTE el alza es raquítica

Advierten de una nueva toma del Zócalo capitalino

La concentración de maestros de la CNTE antes de la marcha

MÉXICO (Notimex).- Integrantes de la dirigencia de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) consideraron raquítico el alza salarial, que acordaron el sindicato magisterial y las autoridades educativas del país.

En rueda de prensa, previa al inicio de una marcha que afiliados de esa organización llevaron al cabo ayer de San Cosme a la Secretaría de Gobernación, indicaron que no llegaron a ningún acuerdo con las autoridades federales o del Distrito Federal para la realización de la marcha.

“Ni las autoridades locales ni las federales tuvieron comunicación con la CNTE, no ha habido ningún punto de acuerdo ni de acercamiento para negociar nada”, expresó Enrique Enríquez, secretario general de la Sección Nueve del Distrito Federal.

El mentor indicó que en Gobernación entregarían un pliego petitorio, en el que piden la revocación de la reforma educativa, el respeto a sus derechos laborales y cancelar la negociación única en materia salarial, firmada entre el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y los gobiernos de los estados.

Los maestros disidentes advirtieron que si ayer no les daban respuestas positivas a sus peticiones realizarán varias marchas y plantones, podrían tomar el Zócalo y reforzarían el campamento que mantienen en las inmediaciones del Monumento a la Revolución.

“Estructuramos un plan de acción y estrategia nacional sincronizada con todos nuestros compañeros en los estados del país; no descartamos ninguna otra movilización en este momento y hoy cumpliremos el mandato de nuestra Asamblea Nacional representativa de hacernos oír”, refirió Rubén Núñez, secretario general de la Sección 22 de Oaxaca.

La marcha de los profesores comenzó una hora más tarde de lo anunciado.

La Secretaría de Seguridad Pública del D.F. calculó que en la marcha participaron mil 500 maestros, provenientes de siete estados, principalmente a Oaxaca, Michoacán y Guerrero.



Volver arriba