No censan al 8.1% de los maestros

158,565 docentes no participaron en el conteo: Inegi

MÉXICO.- Un 8.1% de los profesores en México no fue contabilizados en el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial (Cemabe), informó el lunes pasado el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De 1.949,105 integrantes del personal docente en el país, 158,565 no participaron en este conteo.

A través de un comunicado, del Inegi, que reproduce el portal mexico.cnn.com, se dio a conocer que el Cemabe, se llevó al cabo del 26 de septiembre al 29 de noviembre de 2013.

Del total de los centros de trabajo en operación, 261,631, en 9.2% se registraron negativas para ser censadas; de ellas, los estados que incidieron en mayor medida fueron Chiapas (41%), Oaxaca (27.4%) y Michoacán de Ocampo (27.3%).

Datos del Inegi arrojan que sólo el 51.6% de escuelas públicas cuenta con drenaje, 69% con disponibilidad de agua potable, 87.2% con sanitarios y 88.8% con energía eléctrica. Por el contrario, las escuelas privadas casi cumplen al 100% con la demanda de estos servicios.

Centros censados

De los 236,973 centros de trabajo censados, 87.6%, es decir 207,682, son escuelas de educación básica y especial y 12.4%, otro tipo de centros.

En 2013, integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) manifestaron su rechazo tanto al censo como a la reforma educativa promulgada por el gobierno federal el año pasado.

El total de alumnos en escuelas censadas fue de 23 millones 562,183. De ellos el 18.3% pertenece a nivel preescolar, 55.8% a primaria, 25.6% a secundaria y el 0.3% a centros de atención múltiple.

Censo | Resultados

Una organización ve un avance en el resultados del censo escolar.

Transparencia de gastos

La organización “Mexicanos Primero” consideró que los resultados del censo deben traducirse en mejores políticas públicas en materia educativa y en la transparencia del gasto, a fin de mejorar el aprendizaje de infantes y jóvenes de México. Aunque pidió mayor sistematización. Para ello también es indispensable que empiece a funcionar el Sistema de Información y Gestión Educativa (Siged) de forma fiable, abierta, transparente y pública, para que se usen los recursos de forma correcta y tomar decisiones de política educativa de manera certera y eficaz, con la correspondiente vigilancia ciudadana. En materia de infraestructura, resaltó la organización no gubernamental en un comunicado, son urgentes las mejoras en aquellas escuelas de las zonas urbanas y rurales que más lo necesitan. Al mismo tiempo el censo debe dar pie a una profunda reestructuración de las funciones docentes y administrativas, que redunden en un mejor uso de los recursos y una mejor atención a los niños. Esta herramienta es un punto de partida hacia la transparencia y la rendición de cuentas en la educación, y ello sólo será posible si toda la información del censo -sus tabulados y datos desagregados, escuela por escuela- es pública y se puede consultar en un formato confiable, accesible y apto para su análisis. También lo será con la inclusión de aquellas escuelas y entidades federativas como Chiapas, Oaxaca y Michoacán que no formaron parte del censo, puntualizó Mexicanos Primero. Pidió, sin embargo, mayor sistematización en los datos pues hay 39 mil 222 plazas docentes que estando asignadas a un centro de trabajo, los encuestados declararon no conocer a quienes las ostentaban. Hay, además 30 mil 695 comisionados o con licencia; 113 mil 259 ubicados en ‘otro centro de trabajo’ que no son escuelas; 114 mil 998 que ya se jubilaron, se retiraron o fallecieron. Citaron que hay 23 mil 540 docentes que trabajan en tres o más centros de trabajo; 138 mil 485 que tienen tres o más plazas mientras que 65 mil 800 no tienen plaza. Además, según el censo, por cada dos plazas docentes frente a grupo, hay una plaza administrativa o de quien recibiendo sueldo del presupuesto educativo, no está frente a grupo. La organización hizo un llamado para atender las condiciones de las escuelas públicas, pues en su opinión las transferencias no se reflejan en los materiales con que son contruidas las aulas ni en los servicios que reciben como agua potable, sanitarios o energía eléctrica.




Volver arriba