Logra su título en la cárcel

"Los objetivos de la pena carcelaria no se cumplen"

Jesús Martín Contreras, quien se graduó de Psicólogo pese a estar en prisión

MÉXICO (Notimex).- El duro golpe que recibió Jesús Martín Contreras al ser recluido en la cárcel cuando estaba a punto de acabar sus estudios no fue suficiente para que abandonara su sueño y ahora, tras las rejas, obtuvo su título de Psicología.

Durante 12 meses, en su celda del Reclusorio Preventivo Varonil Norte, redactó a mano su tesina -Efectos psicológicos y simbólicos de la pena en prisión- bajo una noción que ya intuía, pero aún no sustentaba teóricamente: Los objetivos de la pena carcelaria no se cumplen y sería deseable pensar en otras opciones’.

Con apoyo de familiares y profesores reunió material para argumentar a favor de su conclusión.

En un comunicado, explicó que “se dice que el objetivo del confinamiento forzado es que a su término el recluso se reintegre a la comunidad, pero hay una tendencia al recrudecimiento de las sanciones y ya se mencionan penas de hasta 60 años, lo que nos lleva a una contradicción ideológica porque, con esos lapsos, ¿cómo sería un fin la readaptación social?”.

Proyecto UNAM es una iniciativa de colaboración entre el gobierno del Distrito Federal y la Universidad que facilita la obtención de grado a universitarios en prisión que terminaron sus créditos.

En 2005, a una semana de concluir sus estudios en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala, se suscitó el problema legal que llevó a Jesús a la cárcel.

Para Jesús este proceso implicó un doble aprendizaje, el de armar un texto con aparato teórico y el de hacerlo con material limitado.

UNAM | Proyecto

Jesús Martín Contreras acabó sus estudios en prisión gracias a un proyecto de la UNAM y el gobierno del D.F.

Detalles

“Los eventos que me trajeron aquí pasaron a días de concluir la última clase, así que no pude presentar el examen final.

“Por ello, en el conteo final de créditos adeudaba una materia, pero se me permitió acabarla aquí; afortunadamente era teórica. Lo demás fue redactar mi tesina”.




Volver arriba