Impulsar conocimiento y valores genera excelencia, dice maestro

 

COACALCO, Méx. (Notimex).- La docencia debe dejar una semilla que germina sola en los estudiantes, que les permita ser una contribución para el país, es una actividad que además de dar los conocimientos en las aulas debe fortalecer los valores, externó el profesor universitario, Ernesto Calvillo Gandulfo.

Con 12 años de experiencia, en diversas universidades, este profesor se caracteriza y es reconocido en sus centros de trabajo como un maestro de excelencia que lleva a los jóvenes a comprender que su preparación no es sólo para poder obtener el día de mañana una remuneración, sino para dar lo mejor para ayudar al país.

Actualmente es profesor en la Universidad del Valle de México, campus Hispano, imparte clases de turismo y gastronomía, pero a sus alumnos ‘les brindo una enseñanza profunda, porque no es sólo dar la clase, es ayudar para impulsar los valores y fortalecer a las familias, que en muchos casos carecen de este espíritu’.

A sus 42 años de edad, cada cuatrimestre recibe un reconocimiento por excelencia, es identificado y reconocido tanto por las autoridades escolares como por los alumnos, toda vez que en sus horas clase dedica un tiempo a compartir con los jóvenes lo espiritual, los valores.

Y va más allá, ya que hace lo propio con los padres de familia, al invitarlos a pláticas en las que busca inculcar la importancia de valores y el entorno familiar para que los jóvenes logren sus metas con mayor éxito y con bases significativas.

‘La parte espiritual, va de la mano con el conocimiento, a fin de que se deje una raíz, que a través de la honestidad, el respeto, la disciplina, el amor, el apoyo, se puede llegar más lejos, que los estudios que tienen hoy los llevarán con vocación y sentido a dar resultados muy satisfactorios porque además pueden contribuir a cambiar o mejorar el país’.

Se dice satisfecho de su trabajo, porque un docente puede vivir con calidad y compartir algo a la sociedad, incluso asegura que si volviera a nacer, seria nuevamente profesor.

‘Es un trabajo que si se hace de corazón, es reconocido y muy gratificante de ver el día de mañana que quienes compartieron las aulas son profesionistas de éxito que lograron entender y desarrollar sus habilidades con un compromiso social’, señala.

El profesor, por su experiencia, señala que si todos los docentes tuvieran compromiso y fueran más allá de cumplir con una clase y profundizarán en otras cuestiones como los valores, los resultados serían una educación integral con los mejores profesionistas.

 



Volver arriba