Estudiantes muestran grave carencia de valores y afecto: psicólogo

 

QUERÉTARO (Notimex).- Estudiantes de nivel básico, medio superior e incluso superior muestran una grave carencia de valores y de afecto, debido a que sus padres están concentrados en sus labores y literalmente depositan a sus hijos en las escuelas, aseguró el psicólogo Fernando Medina.

Entrevistado en el marco del Día del Estudiante, que se celebra este 23 de mayo, refirió que este fenómeno social ha sido detectado desde hace varios años, cuando la mujer comenzó a ser parte activa del ámbito laboral.

“Hoy en día los padres de familia están ausentes durante gran parte del día por una situación de trabajo y los hijos son depositados en los colegios, con la idea de que ahí reciban la formación básica que debieran recibir en su hogar”, dijo.

En ese sentido y sin dar cifras al respecto, mencionó que en las escuelas primarias es una constante detectar a alumnos que carecen de los valores fundamentales como el respeto, la tolerancia, el amor y la amistad.

Incluso, refirió que situaciones de este tipo también son detectadas en los niveles medio superior y superior, donde los estudiantes manifiestan una falta de afecto por parte de sus papas.

“Los psicólogos no pretendemos sustituir a los padres de familia, pero sí cumplimos una labor importante en las escuelas ante la ausencia, en muchos casos, de formación básica, de valores, y de afecto de los estudiantes”, aseguró.

Medina refirió que existe otro problema que enfrentan los estudiantes, que es la falta de orientación vocacional, que con el paso del tiempo se traduce en deserción escolar e incluso deserción laboral.

“La falta de una formación básica desde el hogar, la falta de afecto y el aislamiento, y posteriormente la carencia de una buena educación escolar, lleva invariablemente en muchos casos a elegir erróneamente una profesión que llevará al fracaso laboral”, enfatizó.

Por ello, llamó a los padres de familia a poner en la balanza la importancia del trabajo y la importancia de la integración familiar, pues es ahí donde se define la formación de valores y la personalidad de sus hijos.

“Una deficiente relación familiar puede llevar a los hijos a ser pésimos estudiantes desde el nivel básico y, en consecuencia, pésimos trabajadores”, aseveró.

 




Volver arriba