Crean aulas para uso en urgencias

Estudiantes buscan que ante desastres siga habiendo clase

MÉXICO (El Universal).- El sistema educativo contará en breve con aulas provisionales para no perder clases frente a la emergencia y vulnerabilidad que generan inundaciones, un sismo, la sequía, problemas políticos, religiosos como los de la Nueva Jerusalén o los ocasionados por la inseguridad.

Esta posibilidad es gracias a que estudiantes de la Facultad de Arquitectura de la UNAM desarrollan un Sistema de Infraestructura Educativa Integral Emergente Multi-Región (Sieiem) para el Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (Inifed), dependiente de la SEP, el cual consiste en el diseño de escuelas provisionales para zonas vulneradas en México.

La referencia más reciente con la que se cuenta es la de 2013 con los meteoros “Ingrid” y “Manuel”, que ocasionaron en el estado de Guerrero daños severos a un considerable número de planteles escolares.

Hubo daños a 2 mil 124 planteles que requirieron acciones inmediatas de rehabilitación o trabajos mayores para la restitución óptima de escuelas y con ello la incorporación oportuna de profesores y niños a clases.

“Llevaremos salones construidos con cierta provisionalidad para que no se detenga el proceso de enseñanza-aprendizaje”, dijo Héctor García Olvera encargado de este proyecto. La iniciativa está en su segunda etapa, pues la primera desarrolló una investigación donde se revisó, como elemento argumental inicial, las particularidades del quehacer educativo dentro de un país diverso y complejo como México.

Los universitarios participantes son Hugo Flores, Edson Molina, Sebastián González, Gabriel Benítez, Enver Bravo y los doctores Adrián Valtierra, Héctor Allier, Miguel Hierro y 12 estudiantes más. “En la actualidad lo que se monta en una emergencia son carpas como para fiestas. Ese es nuestro elemento referencial cómo podemos ofrecer condiciones más apropiadas y dignas para la actividad de enseñanza-aprendizaje, así como darle certezas a la comunidad. Habitualmente el niño huye de estas aulas improvisadas por las temperaturas, la fragilidad, etc., o el lugar donde se colocan provocan distracción”, explica Sebastián González. La Facultad de Arquitectura, por medio de su Unidad de Proyectos Interinstitucionales, participó en un concurso emitido por el Comité Técnico y de Administración del Fondo Sectorial de Investigación INIFED-CONACYT, en el que participaron 20 instituciones públicas y privadas.”Estamos en la revisión de qué materiales vamos a utilizar. Pero tendremos que tener la capacidad de diseñar un aula que se instale en menos de 24 horas, que no requiera mano de obra especializada, que tenga servicio eléctrico para equipos básicos como televisión o computadora, de materiales de fácil transporte y resistentes” explicó Hugo Flores, quien precisó que así lo indica la convocatoria.Los universitarios realizan pruebas de resistencia, de capacidades acústicas, térmicas y comparan precios de los materiales que previamente ya habían seleccionado como los óptimos. Este proyecto tendrá flexibilidad para las diversas regiones del país en cuanto a la utilización de materiales, pues se adecuará a la economía de cada región. Los jóvenes han trabajado de la mano con Eduardo Hernández Pardo, director del INIFED, quien privilegió la investigación aplicada que servirá para mejor entendimiento de las diversas problemáticas que actualmente presenta la infraestructura educativa en el país y en consecuencia ofrecer respuestas más óptimas y adecuadas desde específicos programas gubernamentales.

Salones | Emergencias

Un grupo de universitarios desarrolla aulas provisionales para utilizar en emergencias.

Carpas como referencia

“En la actualidad lo que se monta en una emergencia son carpas como para fiestas. Ese es nuestro elemento referencial, cómo podemos ofrecer condiciones más apropiadas”, afirma Sebastián González, integrante del proyecto.

Materiales

Se están revisando los materiales que se usarán.




Volver arriba