Sin retorno, camino hacia la integración económica de El Caribe

 

México puede llevar la voz de los países caribeños al G20: Barbados

Por Juan Carlos Villarruel

La posibilidad de conformar un bloque económico en El Caribe, que incluya tanto a las naciones insulares como continentales se concretaría en el mediano plazo, aunque ya hay pasos concretos al respecto.

Para el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, la región caribeña indudablemente se encamina a la integración y prueba de ello es la conformación de la primera región de turismo sustentable.

El objetivo es elevar la competitividad de la región, hacer más eficientes los servicios, el comercio y el transporte, como un primer paso para fortalecerla económicamente y vincularla con América Latina, a la que pertenece históricamente.

A su vez, el primer ministro de Barbados, Freundel Stuart, señala a Notimex que como bloque, los países de El Caribe pueden tener una mejor interlocución.

De ahí la importancia de la pertenencia de México a la Asociación de Estados del Caribe, pues el país también es miembro del G-20, foro al que puede llevar la voz de las naciones caribeñas, resaltó.

En opinión de Stuart, la conformación de un bloque del Caribe constituye un camino natural que transitará por los intereses comunes de estos países, su identidad cultural y complementariedad económica.

Para el canciller de Venezuela, Elías Jaua, es claro que ya hay iniciativas que tienden a conformar un bloque económico en El Caribe, y además recomienda ampliar la forma de verlo en asociación con América Central y del Sur.

Esta visión incluye generar no sólo una zona económica, sino productiva, complementaria e integral, que impacte positivamente en el desarrollo y mejoramiento de la calidad de vida de las sociedades en los países involucrados.

En su oportunidad, el secretario de Relaciones Exteriores de México, José Antonio Meade, señaló que es muy temprano pensar en un Acuerdo de Libre Comercio en la zona y mucho más temprano aún para imaginar un bloque económico, pero se pueden explorar caminos alternos.

Algunos de ellos son acuerdos bilaterales con países, por lo pronto para establecer zonas económicas preferenciales (donde ya existen algunas) o en materia de doble tributación y protección recíproca de inversiones.

Con ello, se va avanzando de manera práctica, sin necesidad de entrar en las complejidades de negociar un bloque económico, como tradicionalmente se conocen.

Con esa visión coincide el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, quien planeta una fórmula de integración “pragmática”. Es decir, avanzar en temas concretos, accesibles en el mediano o corto plazos y capaces de generar una diferencia importante a favor de los países.

Por ejemplo, mejorar los flujos de mercancías para hacer más competitivo el transporte; propiciar las asociaciones público-privadas para financiar proyectos, hacer pequeñas inversiones en el sector energético, para hacerlo más eficiente, reducir costos hasta en 50 por ciento y diversificar las fuentes de energía.

El pasado miércoles concluyó en Mérida, la Sexta Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe, con una segunda agenda de trabajo entre México y los países que integran esta región, para impulsar, de manera conjunta, un proyecto de generación de energía alternativa y mejorar la conectividad en la zona.

 




Volver arriba