Se deslinda de CFE y Pemex

Hacienda ya no tendrá injerencia en ellas, anuncian

MÉXICO (Notimex).- El titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso, expresó que ha llegado la hora de que la dependencia saque las manos de la administración de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El funcionario detalló que dentro de la propuesta en materia fiscal para el petróleo y la electricidad, que forma parte de las leyes secundarias en materia de energía, se establece que ni Pemex ni la CFE necesitarán de la aprobación de Hacienda para conformar su presupuesto, ni cuando quieran realizar cambios al mismo.

En la presentación de las iniciativas de legislación secundaria de la reforma energética que el Ejecutivo Federal envió ayer al Senado, Videgaray dijo que lo anterior será siempre que se dos requisitos mínimos que fijará el Congreso: “un límite global de endeudamiento y un límite global al gasto en el capítulo de servicios personales”.

En compañía de Pedro Joaquín Coldwell, titular de Energía, y Eduardo Sánchez, vocero de la Presidencia, Videgaray dijo que el plan en materia fiscal consiste en dos nuevas leyes: la de Ingresos sobre Hidrocarburos y la nueva Ley del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo.

El paquete también incluye cambios a tres leyes existentes: la Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria; la General de Deuda Pública y la de Coordinación.

Videgaray Caso destacó los tres objetivos principales de estas iniciativas, las cuales se apegan en lo dispuesto en el texto constitucional y a los artículos transitorios aprobados en diciembre pasado.

Objetivos

Estos son: establecer un régimen fiscal competitivo para el sector de energía, con el objetivo de promover mayor inversión y crecimiento para asegurar que los mexicanos sigan recibiendo la renta petrolera en su integridad.

El segundo objetivo, apuntó, es fortalecer a Pemex y a la CFE para que puedan ser más eficientes, incrementar su productividad y ser empresas más competitivas.

El tercero es asegurar una transición fiscal ordenada, que asegure que el Estado mexicano cumpla con sus obligaciones esenciales en materia de inversión pública, salud y educación pública.

Ello, al tiempo que promueve una mayor inversión en el sector energético y se crean mecanismos permanentes de ahorro de largo plazo, derivados de la renta petrolera en beneficios de las generaciones presentes y futuras, abundó el funcionario.




Volver arriba