Reforma energética permitirá explotar pozos de difícil acceso

 

MÉXICO (EFE).- La reforma energética aprobada por el Parlamento mexicano permitirá al país explotar yacimientos de difícil acceso o los situados en campos viejos, afirmó hoy el director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya.

En declaraciones a la emisora local Radio Fórmula, Lozoya indicó que casi el 75 % del petróleo que produce Pemex se extrae desde plataformas marinas y en particular en aguas someras, con una profundidad de 0 a 100 metros.

“Ahí Pemex prácticamente no necesita ayuda, pero sí la requiere para aguas profundas, para rocas, que son más difíciles (…), y también se podría trabajar muy bien con nuevas tecnologías en los campos maduros”, agregó.

Algunos de esos campos maduros, apuntó, “llevan produciendo 80 años y no se les ha aplicado ninguna nueva tecnología para incrementar su recuperación”.

El Parlamento mexicano completó el jueves pasado la aprobación de una iniciativa que permitirá la incorporación de empresas privadas en la explotación de crudo y el gas, algo que aún está pendiente de las leyes secundarias que regularán esa reforma constitucional.

La iniciativa permitirá a Pemex seguir operando los campos en los que está presente, después de recibir la autorización de los reguladores, y además se reservará el derecho a elegir en primer lugar los yacimientos futuros que le interese explotar.

Lozoya también resaltó la necesidad de que México apueste más en la explotación de gas natural y recordó que la generación eléctrica a partir de derivados del petróleo como el combustóleo resulta cuatro veces más caro que con gas natural.

“México debe ver al gas natural como un gran instrumento para la competitividad de nuestra industria y para que los hogares paguen menos por su factura de luz”, agregó el máximo directivo de Pemex.

Por otra parte, el titular de la firma paraestatal confía en que la reforma energética permita a Pemex gozar de mayor autonomía en cuanto al régimen fiscal y poder disponer de mayores recursos para sus propias inversiones.

Pemex, que mantiene el monopolio de la producción y distribución de hidrocarburos en México, aporta cerca del 40 % de los ingresos fiscales del Estado mexicano, y tiene que destinar a esos pagos cerca del 70 % de sus ventas.

Con la reforma energética y el nuevo régimen fiscal que tendrá Pemex, para los nuevos proyectos “la tasa impositiva debería ser menor, para que le permita a Pemex recuperar más los recursos que gana para poderlos reinvertir”, afirmó Lozoya.

“Para poder atraer los capitales necesarios a México -añadió-, ya sea capital mexicano o extranjero, se tendrá que tener en esos nuevos yacimientos un régimen fiscal competitivo”.




Volver arriba