Reducir el uso de efectivo impulsaría crecimiento de México

 

MÉXICO (Notimex).- Una menor utilización del uso de efectivo podría permitir a México aumentar su Producto Interno Bruto (PIB) en más de 2.0 por ciento, reducir la economía informal y disminuir la exclusión financiera.

Ello, de acuerdo con el estudio de MasterCard, ‘Evaluación del costo social del efectivo’, que se enfoca en los límites y los efectos que provoca en las economías de México, Brasil y Colombia.

La vicepresidente de Productos Débito de MasterCard Latinoamérica y el Caribe, Gabrieli Zuliani, comentó que históricamente el efectivo ha sido un impulsor clave de crecimiento económico y social.

Sin embargo, subrayó, ahora se puede ver cómo el costo directo e indirecto del efectivo, así como sus limitaciones, hace que esto ya no sea así.

‘Los pagos electrónicos ofrecen muchos beneficios que podrían generar prosperidad económica, como incremento en el PIB, recaudación de impuestos y un aumento de ingresos en sectores no bancarizados”, manifestó.

De acuerdo con el estudio, se informó en un comunicado, a pesar del crecimiento en el uso de pagos electrónicos en la última década, el efectivo sigue siendo la forma de pago predominante, especialmente en comercios.

Esto ha causado que existan costos directos de empresas y gobierno para el manejo de efectivo, su acuñación y la prevención de la falsificación.

Más importantes resultan los costos indirectos, conformados por el costo que genera a la sociedad y a los gobiernos la exclusión financiera, los delitos financiados con efectivo y también la evasión fiscal por esta forma de pago.

Así que sobre la base de estos hallazgos y reflexiones, los gobiernos tienen la capacidad de abordar el costo social del efectivo.

México, Brasil y Colombia ya han invertido de forma significativa y han alcanzado resultados notables al impulsar y alentar los pagos electrónicos; sin embrago, el estudio destacó que aún existe una gran oportunidad en las tres naciones.

Entre estas se encuentra el hecho de que los tres países, según su alcance, se beneficiarían con una mayor penetración de los pagos electrónicos en cuanto al crecimiento del PIB.

El análisis señaló que esto podría equivaler desde 1.67 hasta 2.89 por ciento de crecimiento del PIB, como resultado de un aumento de 25 por ciento en el uso de pagos electrónicos, provocado por reducciones en conductas impositivas ilícitas.

Además, señala, los tres países, según su alcance, se beneficiarían no sólo con el traslado del PIB no oficial a la economía formal, sino que esto también resultaría, probablemente, en beneficios fiscales que podrían oscilar entre aproximadamente 5.0 y 44.0 por ciento, según el modo de implementación de las medidas.

También, comentó, el aumento de la inclusión financiera mediante herramientas de pago electrónicos, así como aumentar soluciones de pago con proximidad y sin proximidad presentan un potencial significativo de mejora en países con altas tasas de exclusión financiera.

Así, considera que tanto en México, como Brasil y Colombia, podrían desarrollar una estrategia para estimular e impulsar los pagos electrónicos a través de múltiples enfoques.

Por ejemplo, refirió, en forma paralela a una estrategia para uso de pagos electrónicos, los gobiernos podrían desarrollar aún más los programas de micro financiamiento implementando el desembolso de fondos a través de instrumentos de pago electrónico.

Esto también impulsaría la creciente demanda de microfinanciamiento en Brasil, México y Colombia.

En esencia, los esfuerzos de inclusión financiera, la mejora de los pagos gubernamentales y la modernización de la infraestructura económica, son todas áreas de enfoque en las que sería posible impulsar los pagos electrónicos y reducir los costos sociales del efectivo, agregó.

Así, Gabrieli Zuliani concluyó que una sociedad con menor uso del efectivo tiene una correlación directa con una sociedad económicamente próspera.

Esta es una oportunidad para impulsar la integración de los pagos electrónicos, ya que pueden ayudar a alcanzar el crecimiento económico, como está realizándose ‘exitosamente’ en otras regiones del mundo.

De hecho, comentó, existe un esfuerzo global para avanzar hacia la inclusión financiera y la prosperidad económica, pero esto sólo puede realizarse a través de la acción colaborativa, lo que abarca a los gobiernos, los jugadores clave de la industria financiera, los centros de conocimiento y la comunidad de desarrollo global.

 



Volver arriba