Industria deprimida

Afecta al ramo restaurantero el "todo incluido"

Hace cinco años, 52% de los visitantes que llegaba a Cancún iba a un restaurante; ahora sólo el 35.5%

CANCÚN, Quintana Roo.- Entre los años 2008 y 2013, el comportamiento del consumo del turista que visita Cancún se transformó de manera importante por la inclusión del programa “Todo Incluido” (All Inclusive), lo cual afectó la demanda de servicios complementarios a la hotelería, principalmente el de los restaurantes.

De acuerdo con “El Economista “, la visita a estos establecimientos de comida cayó, pese a que más personas arribaron a este destino del Caribe mexicano.

Hace cinco años, 52% de los visitantes que llegaba a Cancún iba a un restaurante; ahora sólo lo hace el 35.5%.

La cifra está tomada de un estudio realizado por “Marketing Consultants” sobre el comportamiento del turista durante 2013. El documento expone que la derrama económica en servicios complementarios se recuperó hasta equipararse con los números de 2008, con excepción del sector restaurantero.

56% lo elige

“La industria restaurantera continúa deprimida, principalmente por causa del sistema vacacional ‘Todo Incluido’, que ha sido la modalidad elegida por 56% del total de turistas que visita el destino”, refiere el estudio.

“Se observa que conforme la crisis económica mundial cede, se van recuperando los niveles de asistencia y de gasto en todos los sectores de servicios complementarios que ofrece Cancún a sus visitantes, con excepción del sector restaurantero”.

Como consecuencia no se registra “hace buen tiempo” la apertura de nuevos establecimientos en la zona hotelera.

La crisis que refieren las cifras obligó, el 17 de junio de 2013, a que el sector restaurantero ideara algo para paliar su situación, por lo que en junio del año pasado lanzaron la campaña “Don’t miss Cancún, Dine out”, que es un acuerdo de mercadotecnia con 25 hoteles “Todo Incluido” para incentivar al huésped mediante ofertas y promociones a salir a consumir a los restaurantes.

A casi un año de haberse puesto en marcha, los resultados no son lo que se esperaba. Manuel García Jurado, propietario de la cadena “La Parrilla”, y uno de los principales impulsores de esta campaña, explica que existe mucha reticencia del turista a salir, argumentando que “si ya pagué, para qué voy a salir a pagar otra vez”.

Y aunque esa es la respuesta más recurrente en una de las encuestas aplicadas en 17 hoteles, también se encontró que hay una percepción de inseguridad, mal sistema de transporte y poca variedad en los atractivos que ofrece el destino.En el lanzamiento del programa, la meta fijada era lograr una derrama económica de más de 11 millones de dólares durante el primer año, para lo cual se repartirían 22,500 cupones de descuento, 3,310 Tent Cards y se desplegarían pantallas promocionales en 15 de los más importantes hoteles de Cancún.García Jurado reconoce que están lejos de haber podido cumplir esa meta; sin embargo, también están lejos de cancelar la campaña, por el contrario, la reforzarán, puesto que ésta les ha permitido conocer mejor los deseos y necesidades del turista promedio y sobre ello se enfocarán los esfuerzos promocionales.Para la segunda etapa de la campaña se anuncia la integración de más hoteles y restaurantes, el desarrollo de la aplicaciones para teléfonos inteligentes con toda la oferta gastronómica de la zona hotelera de Cancún, así como promociones conjuntas con la Oficina de Visitantes y Convenciones de Cancún y otros socios estratégicos.




Volver arriba