Eres gastador, justo o ahorrador

MÉXICO (Notimex).- Con el fin de mostrar si las personas son ahorradoras, gastadoras o justas en sus gastos, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) publica el tes ‘Ahorrar, un estilo de vida’.

La Comisión difunde a través de su portal el sondeo con el que a través de ocho preguntas ayuda a los usuarios a conocer cómo aplican el ahorro en su vida.

Asimismo, al final de la encuesta muestra tres recuadros con los resultados en el que califica al consumidor, como el ‘gastador’, ‘el justo’ o ‘el ahorrador’, según las respuestas de las personas.

Expone que si el consumidor siente que no llega a su quincena porque se la pasa pagando deudas; no puede dejar de comprar lo que le gusta, aunque sus finanzas estén deterioradas; pide prestado o piensa que su tarjeta de crédito es un arma letal, puede que tenga un problema.

Y si el usuario respondió sí a la mayoría de preguntas, según el tes, el consumidor es un gastador y ‘es probable que sus ingresos sean menores que sus gastos y las deudas podrían ahorcar sus finanzas’.

Sin embargo, si se tiene el hábito de gastar lo necesario, tratar de ahorrar: no compra nada, aunque haya cosas que le atraen; su dinero está intacto, pues no gasta más de lo debido al finalizar el mes y cuando hay un ingresos extra sólo gasta una parte, entonces es de los que tiene un ‘colchón’ para enfrentar imprevistos’, por lo que entra dentro de los consumidores ‘justos’.

Pero si no hay empatía con ninguno de los rubros anteriores y su costumbre es gastar sin afectar su economía y en caso de enfermedad ‘recurre a su guardadito para imprevistos’, significa que se encuentras del lado de ‘el ahorrador’, por lo que se caracteriza por organizar su dinero, además de tener muy clara la realización de un presupuesto financiero.

La Condusef recuerda que ahorrar es un hábito que se va desarrollando e implementando a lo largo de la vida, por ello sugiere echar un vistazo para conocer como se aplica el ahorro en la vida diaria y en caso de ser necesario hacer ajustes para lograr ser un ahorrador.

 




Volver arriba