Capacitan a ejidatarios en producción de hortalizas de traspatio

COATZACOALCOS Ver. (Notimex).- En el Ejido La Cangrejera, de este municipio, ya fueron colocados los primeros cuatro huertos de producción de hortalizas de traspatio, con el apoyo en capacitación y materiales por parte del ‘Parque Ecológico Jaguaroundi’, propiedad de Pemex Petroquímica.

Eduardo Cárdenas Ureña, director del parque que administra la Universidad Autónoma de Chapingo, explicó que el Programa de Producción de Hortalizas, recientemente iniciado, está por extenderse también a los ejidos Colorido y Rincón Grande, con la intención de apoyar a las familias menos favorecidas.

En entrevista, explicó que lo que se prevé con este parque de mil hectáreas, aledaño al complejo petroquímico La Cangrejera, es no sólo conservar este ecosistema (en él se encuentran las lagunas Cangrejera, Pajaritos y Misterios), sino ofrecer alternativas a la gente.

Por eso, el parque, además de ofrecer recreación gratuitamente a todo el público, también organiza talleres y programas de capacitación –que incluyen la dotación de materias primas para dar a la población alternativas de sustento amigables con el medio ambiente.

Por ejemplo, hay un taller de reciclaje que muestra cómo aprovechar las botellas de PET para plantar hortalizas; se recicla aluminio y se recogen los desperdicios orgánicos para generar composta, la cual se usa en el crecimiento de árboles de la región con valor económico, ecológico y práctico.

La intención, explicó Cárdenas Ureña, es ayudarle a la gente a vivir de una manera armónica con el medio ambiente y apoyar, sobre todo, a las personas de menores recursos, para que mejoren su calidad de vida.
Inclusive, se está buscado replicar este ejemplo en otras zonas del país, donde también tiene incidencia Pemex y se cuenta con poblaciones aledañas importantes.

Durante un recorrido por un segmento del parque, su director explicó que, además de la utilidad práctica para las personas de los alrededores (y los visitantes), también se implementan programas de restauración del ecosistema y de investigación científica.

Por ejemplo, en las lagunas se han liberado cocodrilos que llegaron por diversas razones al parque y se monitorea científicamente la salud de la selva, además de que se apoyan los procesos naturales de restauración en lugares donde intervino el ser humano en perjuicio del equilibrio original.

Por otro lado, existe un protocolo de investigación para evaluar a las poblaciones de aves, reptiles y mamíferos del Parque, cuyos resultados se medirán en el futuro con otro estudio anterior (la instalación abrió en abril de 2010), para comparar cómo han evolucionado.

El parque cuenta con algunas poblaciones de animales como jaguaroundis (de ahí su nombre), tejones, mono araña, loros y otras aves, que están accesibles al público, así como con invernaderos y talleres de hidroponía, que buscan enseñar una nueva forma de convivir con la naturaleza.

Existe también un Programa de Reforestación, mediante el cual se hacen crecer plantas endémicas, que luego se llevan a las áreas naturales, además de que se están haciendo crecer plantas con valor económico, medicinal, ecológico y hasta ornamental.

La idea es tener disponibles diversas variedades de plantas, para aprovechar debidamente los diferentes tipos de suelo de hay en la región y contar con alternativas más productivas para la población, sin afectar al ecosistema local.
En la actualidad, el parque está en un proceso de difusión para conseguir más visitantes y convencer a un mayor número de personas, de que se puede vivir con respeto al medio ambiente, ahorrar energía y agua.-  Por Juan Carlos Villarruel 



Volver arriba