Cambiarían el pronóstico

Menos vigoroso de lo esperado el primer trimestre

El gobernador del Banxico, Agustín Carstens, al participar en la edición 77 de la Convención Bancaria

ACAPULCO, Guerrero.- La debilidad económica registrada en los primeros meses del año no le dejará otra alternativa al Banco de México (Banxico) que unirse a la ola de recortes en los pronósticos de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 2014.

Según “El Universal”, tras la presentación de las minutas sobre la más reciente decisión de política monetaria, el gobernador del instituto central, Agustín Carstens, reconoció que será necesario revisar a la baja el intervalo de proyección que tienen sobre la economía, que actualmente está entre 3 y 4%.

“La práctica que vamos a seguir es que en el próximo reporte de inflación, que sale en la primera o segunda semana de mayo, haríamos una revisión de este intervalo. Haremos un pronunciamiento formal al respecto (del crecimiento económico) en esa ocasión”, explicó Carstens en el marco de la 77 Convención Bancaria.

Destacó que a diferencia de la Secretaría de Hacienda, Banxico no hace un pronóstico puntual sobre crecimiento económico, sino un intervalo, que de hecho en el último informe de inflación fue de entre 3 y 4% para 2014.

“Lo que se manifiesta en las minutas es que la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno hemos visto un crecimiento menos vigoroso en el primer trimestre de lo que anticipábamos, realmente aún no tenemos las cifras del primer trimestre, pero sí hay algunos indicadores -como el IGAE- que han mostrado un crecimiento menos acelerado”, dijo.

De acuerdo con las minutas, los integrantes de la Junta de Gobierno afirmaron que la decisión de reducir su pronóstico se debe a las pocas señales claras de recuperación en algunos de los indicadores macroeconómicos.

“A pesar de que el gasto público se ha incrementado, el consumo y la inversión privados no muestran señales claras de recuperación, a lo cual, según algunos miembros, podría haber contribuido, entre otros elementos, la Reforma Fiscal”, detalló el documento.

A la debilidad económica, uno de los miembros de la Junta de Gobierno también señaló la caída de la producción industrial no manufacturera y de la confianza del consumidor. El consenso también argumentó la afectación de las condiciones climatológicas en EE.UU, lo que “pegó” a la dinámica de las exportaciones nacionales.

De esta manera, Banxico se unirá a una lista de instituciones del sector privado que recortaron sus pronósticos del crecimiento del PIB a niveles más moderados.

En marzo de 2013, los analistas consultados por el Banco de México estimaban un crecimiento del PIB de 3.95%; el pasado jueves, la misma encuesta, también de marzo pero de 2014, reflejó un menor optimismo, pues las perspectivas bajaron a 3.09%.

Agustín Carstens dijo que hay algunas determinantes, por ejemplo del consumo, que han venido mejor que lo esperado como las exportaciones manufactureras.

También hay cierto consenso en la Junta de Gobierno de que la activación económica se va a acelerar de aquí al resto del año.

De un vistazo

Recuperación lenta

El director para América Latina de Moody’s Analytics, Alfredo Coutiño, dijo que los datos de actividad indican un inicio de año bastante débil, “lo que hace prever que tomará todavía varios meses para empezar a ver indicios claros de una recuperación más definida, lo cual no se descarta para la segunda mitad del año”.

Resultado muy optimista

Aun con esta recuperación en la segunda parte del año, explicó que el PIB podría alcanzar 3%. “Esperar un 3.9% resulta demasiado optimista, dado el verdadero rostro anémico que presenta la economía”, destacó.




Volver arriba