Deseos para año nuevo, sin estrategia

Afirman expertos: Sólo 10% de los planes se cumple

MÉXICO.- Perder peso, ser más organizado, gastar menos, ahorrar más, disfrutar de la vida, mantenerse saludable, aprender algo nuevo, dejar de fumar, enamorarse o pasar más tiempo con la familia son sólo algunos de los propósitos de Año Nuevo más socorridos, de acuerdo con el periódico “Excélsior”.

Pero muchas de estas metas se extinguen a pocas semanas de haber iniciado el año. Una de las razones es porque éstas no son planeadas estratégicamente, o bien porque no se realiza un balance real de cuáles serán sus implicaciones, dijo Yazmín Quintero, psicóloga de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En su análisis más reciente sobre el tema, la consultora TNS Research International detalla que sólo 10% de los propósitos de Año Nuevo se cumple. Ello es debido, afirma, a que éstos deberían ser planeados como proyectos formales y no como una costumbre de todos los años.

Yazmín Quintero destacó que si bien la temporada de fin de año se presta para que las personas reflexionen acerca de lo obtenido durante el transcurso del año actual y para plantearse nuevas metas, la verdad es que los objetivos en ocasiones no son realistas, suelen no ser específicos o son ambiguos y en grandes cantidades, por lo que eso se debe de evitar a modo de no fracasar y terminar frustrado por no alcanzar lo que se planeó.

“Se deben realizar algunos sacrificios de lo que nos gusta hacer”, indica la experta.

“Hay que tener en cuenta que cuando una persona se fija una meta serán necesarios los hábitos para alcanzarla, lo que implicará tener que realizar sacrificios de otras cosas que usualmente nos gusta hacer”, indicó la también especialista del Instituto Mexicano del Terapias Breves.”Lo importante es que los propósitos sean realistas y no necesariamente deben ser muchos, ya que las personas pueden enfocarse en sólo uno pues lo recomendable es no tener que dejar de golpe muchas actividades placenteras pues esto podría no ayudar a alcanzar los objetivos”, apuntó Yazmín Quintero.También agregó que es aconsejable, tener un objetivo, es decir, se debe llevar un plan en el que se cuente con una estructura clara de las ventajas y cambios que la persona tendrá que modificar respecto a las metas y escribirlas con sus implicaciones, además de estar consiente que no siempre se tendrá una recompensa inmediata.”Hay que medir cuáles son los cambios que implicará una actividad como dejar de fumar, reconocer el nivel de motivación que cada uno tiene y las tentaciones para poder alejarlas”, indicó.De acuerdo con un estudio de la Universidad de Scranton, los objetivos se van desvaneciendo conforme pasan los meses; por ejemplo, 75% de las personas que hacen propósitos en Año Nuevo los mantuvieron la primera semana, dos semanas después era sólo 71%, mientras que un mes después 64% y a mitad de año ya sólo 46%.Yazmín Quintero añadió que las personas también deben de pensar que los propósitos deben coincidir con su estilo de vida, es decir, si tendrán el tiempo necesario para poder realizar sus objetivos.Por ejemplo, si se tiene como meta perder peso es probable que se esté ansioso y si a eso se le combina con iniciar o concluir la tesis tal vez no sea la mejor idea, pues para un proyecto de este tipo se necesita de concentración por lo que podrían no hacer se al mismo tiempo.Además enfatizó que al adquirir un hábito lo ideal es que se haga los primeros 30 días aunque cueste trabajo, pero una vez que se vuelva rutina será más fácil.La sicóloga dijo que una forma para perder la falta de voluntad es la motivación, teniendo claros los beneficios que se obtendrán a largo plazo y estar consciente de ellos.”Lo importante es no dejar de ser realistas, es decir, si se tiene el tiempo o dinero necesarios para destinarlo a dicho propósito”, comentó.




Volver arriba