Especies en peligro

Especies en peligro

Flora y fauna en riesgo de extinción por tala de árboles

Enseñar a los niños a valorar y disfrutar la naturaleza puede ser una agradable y divertida lección

Los ritmos de deforestación que sufre el mundo son alarmantes. La acelerada destrucción de los bosques ha colocado en estado de emergencia a una gran variedad de especies de flora y fauna que dependen de ese ecosistema. Entre esas especies se encuentra la humana.

El Día Mundial del Árbol, celebrado el 28 de junio, es considerado una oportunidad para hacer conciencia de que las plantas y bosques nos proveen importantes servicios ambientales ya que son hábitats y refugios para la biodiversidad, producen oxígeno, protegen el suelo al evitar la erosión, brindan alimento y materias primas y pueden funcionar como barreras contra desastres naturales.

Suecia fue el primer país que celebró el Día del Árbol en 1840 al tomar conciencia de la importancia que tienen los recursos forestales, del cuidado que se debía brindar a los árboles y la necesidad de introducir a los niños en el conocimiento y la práctica de una tarea a largo plazo.En el Congreso Forestal Mundial realizado en la ciudad de Roma en el año 1969, se acordó que el 28 de junio se conmemoraría el Día Mundial del Árbol.Desde entonces en varios países de todo el mundo se recuerda la importancia de proteger las superficies arboladas, pues de ellas se obtiene aire puro, agua, alimentos, medicinas, refugio, combustibles, muebles, materias primas y es también una fuente de trabajo.Todos esos esfuerzos para concientizar en todos los niveles, a fin de fortalecer la conservación y desarrollo de todo tipo de bosques, en beneficio de las generaciones presentes y futuras.Greenpeace señala que los bosques del mundo cubren un poco más de 4 mil millones de hectáreas, esto implica el 31% de la superficie terrestre emergida total, lo que representa 0.6 hectáreas de bosque por habitante.

La Tierra perdió 230 millones de hectáreas de bosques del año 2000 al 2012 a causa de la explotación forestal, los incendios, plagas o tormentas.

Pero el planeta también ganó 80 millones de hectáreas de bosques nuevos, lo que representa una pérdida neta de 150 millones de hectáreas en total.

Los motivos de la tala indiscriminada son muchos, pero la mayoría están relacionados con el dinero, comodidad o la necesidad de los granjeros de mantener a sus familias.

La agricultura induce a la deforestación ya que los agricultores talan los bosques con el fin de obtener más espacio para sus cultivos o para el pastoreo de ganado. A menudo, los agricultores despejan hectáreas de terreno arbolado para alimentar a sus familias, mediante tala y fuego en un proceso denominado “agricultura de roza y quema”.

Las operaciones madereras comerciales, que proporcionan productos de pulpa de papel y madera al mercado mundial, también participan en la tala de innumerables bosques cada año.Los leñadores, incluso de forma furtiva, también construyen carreteras para acceder a bosques cada vez más remotos, lo que conlleva un incremento de la deforestación.Los bosques y selvas también son víctimas del crecimiento urbano constante, aunque los árboles también son de gran utilidad en zonas urbanas ya que protegen del ruido, regulan la temperatura, son barreras contra el viento, dan sombra y privacidad, mejoran el paisaje y retienen contaminantes.

Uno de los efectos negativos de la deforestación es la pérdida del hábitat de millones de especies. 70% de los animales y plantas habitan los bosques de la Tierra y muchos no pueden sobrevivir a la deforestación que destruye su medio.

La eliminación de la capa vegetal arrebata a los bosques y selvas de sus palios naturales, que bloquean los rayos solares durante el día y mantienen el calor durante la noche. Este trastorno contribuye a la aparición de cambios de temperatura más extremos que pueden ser nocivos para los seres vivos.

Las selvas tropicales y los bosques pluviales podrían desaparecer completamente dentro de 100 años si continúa el ritmo actual de deforestación.La solución más viable a la deforestación sería gestionar los recursos vegetales cuidadosamente mediante la eliminación de los despejes agrícolas para asegurar que los entornos forestales permanecen intactos. La tala que se realice debe hacerse de forma moderada mediante la plantación de árboles jóvenes que sustituyan a los más viejos en todos los bosques y selvas. El número de nuevas plantaciones de árboles va en aumento cada año.

En varios países podemos encontrar efectos negativos de la tala de árboles. Uno de ellos es Paquistán, el desierto de Harrapan, anteriormente era una zona rica en bosques y con lluvias que se transformó por completo a raíz de la tala de árboles que los habitantes de la zona realizaron de forma masiva porque necesitaban pastos para sus ganados. Una tala de árboles que generó que las lluvias cesasen y que la zona se volviese árida.

Indonesia, por su parte, tiene el mayor incremento de deforestación, doblando su pérdida anual hasta dos millones de hectáreas del año 2011 al 2012.

Paraguay, Malasia y Camboya cuentan con los índices nacionales de mayor pérdida de áreas verdes. La desaparición de bosques tropicales está aumentando en alrededor de un millón 200 mil hectáreas por año.

Brasil mostró el mayor grado de mejora de todos los países, al recortar a la mitad su pérdida anual de masa forestal entre los años 2003-2004 y 2010-2011.

El Día Mundial del Árbol contribuye a llevar al cabo mejores estrategias y programas forestales para lograr el aprovechamiento adecuado de la vasta gama de recursos que proporcionan los bosques en el mundo.- Karen Díaz Salgado




Volver arriba