Amanda pierde fuerza mientras avanza hacia el noroeste de México

Amanda pierde fuerza mientras avanza hacia el noroeste de México

MÉXICO (EFE).— El huracán Amanda, el primero de la actual temporada en el Pacífico, perdió fuerza en las últimas horas mientras avanza lentamente hacia el noroeste de México y genera potencial de lluvias en cuatro estados del país.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) precisó a través de Twitter que el sistema se encuentra a 1.005 kilómetros al suroeste de Manzanillo, en el estado de Colima, y registra vientos sostenidos de 195 kilómetros por hora y rachas de hasta 240 kilómetros.

El huracán bajó de categoría 4 a 3 en la escala Saffir-Simpson, de un total de cinco niveles, mientras se desplaza a 7 kilómetros por hora con rumbo nor-noroeste.

Amanda “favorece desprendimientos nubosos que cubren los estados del Pacífico central y mantiene fuerte ingreso de humedad hacia el centro del país”, apuntó el organismo.

Los meteorólogos prevén que Amanda genere lluvias muy fuertes en los estados de Jalisco y Michoacán, fuertes en Colima y ligeras en Nayarit, así como oleaje de hasta 4 metros de altura.

Se espera que el ciclón pierda fuerza a medida que avanza sobre aguas cálidas del Pacífico, con temperaturas de 29 o 30 grados centígrados, y se degrade el próximo miércoles a tormenta tropical.

El territorio mexicano también se verá afectado por un canal de baja presión, que se extiende desde el norte hasta el centro del país.

Las autoridades advirtieron sobre el riesgo de deslizamientos de laderas, desbordamientos de ríos y arroyos, así como de inundaciones y afectaciones en caminos y tramos carreteros por las precipitaciones registradas en los últimos días.

Los meteorólogos prevén la formación de 23 ciclones tropicales para la temporada de 2014, 14 en el Océano Atlántico y nueve en el Pacífico.

México fue golpeado en 2013 por ocho ciclones tropicales, tres en la cuenca del Atlántico y cinco en la del Pacífico. De estos, cinco azotaron el territorio con una fuerza de tormenta y tres como huracanes.

La confluencia de Ingrid, en el Atlántico, y Manuel, en el Pacífico, dejó a mediados de septiembre pasado por lo menos 157 muertos, decenas de desaparecidos y 1,7 millones de afectados en el país.




Volver arriba