Reto, construcción de ciudadanía sustantiva de mujeres en Chiapas

Reto, construcción de ciudadanía sustantiva de mujeres en Chiapas

 

TUXTLA GUTIÉRREZ (Notimex).- La directora de la asociación civil Desarrollo, Género y Ciudadanía, Marcela Laguna Morales, estimó que en la entidad sigue siendo un reto la construcción de ciudadanía sustantiva de las mujeres.

Comentó que la demanda sigue siendo hacia el pleno derecho de las mujeres en la toma de decisiones, la incorporación de las demandas, intereses y agendas en el terreno electoral, así como los derechos políticos y electorales.

Asimismo, la inclusión de agendas de género en los congresos, cuando las mujeres ya están en los congresos y/o cargos de representación popular.

Comentó que la ciudadanía supone la creación de condiciones sociales y capacidades personales para ejercer los derechos tanto en la vida privada como pública, es decir la capacidad de gozar de una ciudadanía sustantiva que tenga como propósito el mejoramiento de la calidad de vida.

En entrevista, sostuvo que la democracia no se logra sin equidad social, étnica y de género, por ello, el reclamo del acceso y ejercicio de los derechos de las mujeres, específicamente sus derechos políticos y electorales.

Pues, abundó, la democracia más allá del sistema representativo y los procesos político electorales, demanda el conocimiento y apropiación por las mujeres indígenas y sus comunidades a sus derechos específicos.

Puntualizó que los derechos electorales de las mujeres, que forman parte de sus derechos políticos, como parte del ejercicio de la ciudadanía, incluyen no sólo el derecho al voto, pero sobre todo, a la justicia electoral.

Es decir, puntualizó, los grandes pendientes de la democracia. La aspiración social es la solución a las demandas de la sociedad, por ello, plantea una nueva relación entre las instituciones, el gobierno y las mujeres.

Aunque también la ausencia -o la insuficiente cantidad- de mujeres dentro de las cámaras legislativas o congresos ha sido considerada como un impedimento para la construcción de una agenda de género que eleve los asuntos que afectan la vida de éstas al rango de las cuestiones públicas.

Consideró que si bien los movimientos feministas y de mujeres han logrado el reconocimiento de los derechos humanos de las mujeres en la legislación, esto por sí mismo no garantiza una ciudadanía sustantiva que se traduzca en una mejor calidad de vida y en una democracia participativa.

 




Volver arriba