Primer amparo por "bullying"

Primer amparo por “bullying”

Ordenan cuidado especial para una menor acosada

MÉXICO.- En un hecho inédito, el Juzgado Octavo de Distrito en Materia Administrativa del Distrito Federal concedió la protección de la justicia federal a una menor contra las omisiones de las autoridades educativas que han generado tolerancia del “bullying” ya que no adoptaron medidas para proteger su integridad personal en relación con posibles riesgos de abusos a sus derechos fundamentales dentro de la escuela pública donde estudia.

El sitio yoinfluyo.com informa que una vez presentada la demanda de amparo por el representante especial de la menor, el Juez ordenó la apertura del incidente de suspensión y dictó las medidas cautelares positivas para proteger a la niña del acoso escolar, entre ellas que se identificara la situación de forma clara y precisa; se informara a la familia de la menor acosada y del acosador y al conjunto de profesores.

En el resolutivo del juicio de amparo 1302/2013, la autoridad jurisdiccional estimó que los actos denunciados son violatorios de los derechos fundamentales protegidos por el artículo 8º constitucional, y por los preceptos referentes al interés superior del niño previstos en los tratados internacionales.La insólita resolución se sustenta además en la Convención sobre los Derechos del Niño, en criterios jurisprudenciales emitidos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación y los tratados internacionales en la materia.La concesión del amparo es para tres acciones específicas: se siga asignando a una persona (mujer) del plantel para que proteja a la menor, de manera discreta, y vigile los espacios comunes de encuentro de la menor con sus compañeros, es decir, durante las entradas, cambios de clase, recreos y almuerzos, a fin de evitar el acoso escolar; escuchar a la menor, a fin de que se exprese sobre las medidas que se han tomado, y si es su deseo cambiar de grupo o si han subsistido las agresiones a su persona e indique qué otras medidas puedan dictarse para que se sienta protegida y en confianza en el centro escolar, y que las autoridades responsables informen mensualmente al representante especial de la menor de las medidas que se sigan adoptando para salvaguardar la integridad de la niña en el centro de estudios durante todo el año escolar.Las autoridades señaladas como responsables son la Directora Regional de Servicios Educativos Centro de la Secretaría de Educación Pública y el Supervisor de la Zona Escolar Siete.Por otra parte, según “El Universal”, en Chihuahua una primaria entera se dijo víctima de acoso y burlas por la comunidad “por el nombre del plantel”.

La primaria “Elba Esther Gordillo”, oficialmente acaba de cambiar su nombre al de “Aurora Reyes Flores” lo que, según alumnos y maestros, era objeto de burlas.

Según personal de la institución, llevar el nombre de la “Maestra” ocasionó que los alumnos y docentes fueran objeto de burlas constantemente, ya que la ex lideresa sindical sigue en prisión acusada de delincuencia organizada y “lavado” de dinero por mil 978 millones de pesos.Sin embargo, el principal motivo que tuvieron para pedir ante la Secretaria de Educación, Cultura y Deporte la modificación es el hecho que ni empresas ni particulares querían apoyar económicamente actividades del plantel, desde que Gordillo está presa. Como cualquier otra primaria, este centro educativo solía pedir patrocinios para pintar salones, viajes escolares, compra de equipo, entre otros, pero las puertas se cerraron con la “caída” de la mujer fuerte del SNTE. La Secretaría explicó que el cambio fue autorizado debido a que se trata de una situación que afecta el desarrollo de algunas actividades propias del plantel.Al tiempo que lamentó la actitud tomada por los patrocinadores que prefirieron dejar de subsidiar por una condición totalmente ajena a los niños y niñas.De acuerdo con la base de datos de la prueba Enlace, esta primaria ubicada en la colonia Jardines del Aeropuerto es la única que llevaba el nombre de la ex dirigente sindical en el estado de Chihuahua.




Volver arriba