Pese a acciones, persiste maltrato a menores

Pese a acciones, persiste maltrato a menores

MÉXICO (Notimex).- La presidenta de la Comisión de Derechos de la Niñez de la Cámara de Diputados, Verónica Juárez Piña, reconoció que se emprenden diversas acciones para prevenir ciertas formas de violencia contra la infancia, pero las agresiones contra los menores continúan como recurrentes.

Durante el Foro internacional sobre prevención, protección y atención a la violencia hacia las niñas, niños y adolescentes en la familia, refirió las iniciativas para eliminar las peores formas de trabajo infantil, erradicar el matrimonio infantil, así como proporcionar servicios a los menores que viven o trabajan en la calle.

Los programas destinados a apoyar a los padres y desarrollar su capacidad para la crianza de los hijos también desempeñan un papel vital en la protección de la infancia, y los propios niños y jóvenes se muestran activos y proponentes de muchas formas para prevenir la violencia y responder a ella, añadió.

La legisladora del Partido de la Revolución Democrática (PRD) alertó que el maltrato infantil se trata de un grave problema social, con raíces culturales y psicológicas, que puede producirse en familias de cualquier nivel económico y educativo.

En la víspera de la celebración del Día del Niño, recordó que México ocupa el primer lugar en violencia física, abuso sexual y homicidios de menores de 14 años, entre los 33 países que pertenecen a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Asimismo, indicó, la violencia de la que son víctimas los menores de edad, en la mayoría de los casos se da en el primer círculo: el seno familiar.

Al analizar la legislación actual, consideró inaceptable el castigo físico en el hogar y principalmente que no esté prohibido en la mayoría de los códigos civiles, penales, ni en leyes de educación.

Expuso que las normas que regulan a las instituciones de asistencia tampoco prohiben ni sancionan el castigo corporal, ya que en ocasiones incluso aparece como una forma justificada de corrección o disciplina.

Con frecuencia, señaló, se documentan actos de violencia contra niños y niñas por sus progenitores y otros familiares, puede incluir violencia física, sexual y psicológica, así como el abandono deliberado, y a menudo en el contexto de la disciplina, sufren castigos físicos crueles o humillantes.

Los insultos, el aislamiento, las amenazas, la indiferencia emocional o el menosprecio son formas de violencia que pueden perjudicar el bienestar presente y futuro de ellos y ellas, alertó.

La perredista admitió que en México existe una gran brecha entre el discurso de la protección de los derechos de la infancia y algunas prácticas violatorias de éstos, así como de la dignidad de niños, niñas y adolescentes.

La ausencia de un sistema veraz y confiable de información sobre las diversas formas en que se ejerce la violencia contra la infancia y las consecuencias de ésta, dificulta la tarea de hacerla visible, desnaturalizarla y contar con respuestas adecuadas de política pública para su prevención y erradicación, afirmó.

‘Las niñas y los niños son personas en desarrollo, con derechos plenos, que para garantizar el goce de sus derechos humanos necesitan de la protección y el cuidado de los adultos, más no deben verse como objeto de propiedad’, puntualizó.




Volver arriba