Huellas de bullying de por vida

MÉXICO.- Angelina, una joven indígena de 16 años que sufrió agresiones de sus compañeras de colegio, sufrió lesiones que le dejarán cicatrices visibles en la cara de manera permanente, de acuerdo con el reporte médico a que fue sometida tras la agresión.

El sitio Animal Político reporta que la familia de la adolescente denunció el acoso, discriminación y maltrato al que ha sido sometida la menor durante tres años por sus compañeros de la Escuela Secundaria Técnica número 42, “Alejo Peralta Díaz Cevallos”, ubicada en el barrio de Tepito, en la ciudad de México, por su origen indígena.

Las agresiones llegaron a su máxima expresión cuando Angelina fue agredida dentro de un salón de clases por una de sus compañeras que la jaló del cabello, además de golpear y arañar su rostro.

El ataque fue grabado por las amigas de la agresora y subido a las redes sociales.

De acuerdo con reportes de prensa, las autoridades del planten sólo citaron a los padres de familia de las menores involucradas, para reprender con palabras a la agresora y pedir a la madre de la víctima que llevara a su hija a atención médica.Luego de este hecho, la joven junto con su familia decidió presentar una denuncia ante el Ministerio Público de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), donde en primera instancia no quisieron iniciar la averiguación previa; sin embargo, posteriormente la indagatoria se abrió en la Fiscalía Central de Investigación para la Atención de Niñas, Niños y Adolescentes, donde se certificaron las lesiones.La estudiante aseguró: “Me dicen que soy una pinche india bajada del cerro a tamborazos, enana y otras cosas por mi color”.




Volver arriba