Fin a una penosa espera

Ejecutan en Texas a un mexicano acusado de matar

MÉXICO.- Ramiro Hernández Llanas, de 44 años, fue ejecutado ayer por la tarde en Texas. Al hombre se le acusaba del homicidio del ranchero y profesor universitario Glen Lich, el 14 de octubre de 1997.

“Excélsior” recuerda que el mexicano mató a golpes al profesor de historia de la Universidad de Baylor y atacó sexualmente a la esposa de éste hace más de 16 años.

Hernández Llanas, originario de Nuevo Laredo, Tamaulipas, se convirtió en el décimo mexicano en ser ejecutado en Estados Unidos.

Hernández Llanas, estaba sin autorización legal en Estados Unidos cuando fue arrestado por el asesinato en octubre de 1997 de Glen Lich. Diez días antes, Lich, le había encargado un trabajo de renovaciones en su rancho a cambio de casa y comida.

El gobierno de México, por conducto de la Cancillería, condenó la ejecución del connacional Ramiro Hernández, e instó de nuevo a Estados Unidos adoptar acciones efectivas que garanticen el cumplimiento de sus obligaciones internacionales.

Asimismo, externó su pésame a los familiares del ciudadano mexicano y reiteró que sus familiares recibirán todo el apoyo que requieran.

Amnistía Internacional también lamentó la ejecución: “Lo que sucedió fue un asesinato fundado en prejuicios raciales. En la mayoría del mundo lo que sucedió hoy sería un crimen, pero las autoridades de Texas han tenido el descaro de llamarle justicia”, refirió Perseo Quiroz, director ejecutivo en México del organismo.

Ramírez Llanas se despidió ayer de su familia en una visita de cuatro horas realizada por la mañana en la Unidad Carcelaria Polunsky.

A la visita acudió su madre, Martha Llanas Zamora, de 75 años, y varios de los hermanos de Ramiro, quien permaneció en el centro penitenciario desde 2000, poco después de ser sentenciado a la pena capital.




Volver arriba