"Bullying" por varios frentes

“Bullying” por varios frentes

El fenómeno social creció 900% en un período de 14 años

MÉXICO.- El primer visitador de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis García López, reveló que en los últimos 14 años el número de quejas por “bullying” aumentó 900 por ciento, pero también alertó sobre el aumento en la violencia en redes sociales.

En una nota de “Excélsior” García indica que en 2000 la Comisión de los Derechos Humanos recibía menos de cien quejas en la materia, violencia en el entorno escolar.

“En los últimos años hemos recibido más de mil quejas. El ombudsman ha emitido más de 15 recomendaciones en esta materia, donde los agravios son de diversa índole: violencia escolar, de profesores a alumnos, la falta de supervisión para una proyección adecuada de las autoridades de los planteles”, refirió Luis García quien también alertó sobre la mayor violencia en redes sociales.

“Nos preocupa más la que estamos observando, que se está dando en las redes sociales. Observamos una violencia que en algunos casos hemos revisado y analizado y que han desencadenado a que muchos niños lleguen hasta el suicidio”.

El visitador participó en la presentación de la iniciativa de Ley General para la Prevención y el Tratamiento de la Violencia Escolar, construida por senadores del PRI, PAN y PRD, que incluye entre otras medidas una amonestación pública para los padres de familia que no atiendan los signos de violencia de sus hijos y la pérdida del registro oficial a las escuelas que no apliquen la normatividad para evitar estas prácticas.Por su parte, el senador perredista Mario Delgado expresó que esta reforma debe entrar en alguno de los próximos períodos extraordinarios.”Es una iniciativa de consenso, que nos puede llevar a que dictaminemos muy rápido, la aspiración es que esta nueva iniciativa pues se meta entre las prioridades de las grandes reformas estructurales, porque esta es una de las reformas que puede cambiar de manera muy rápida la convivencia en las escuelas”, comentó.En tanto la legisladora Mariana Gómez del Campo, del PAN, recordó la dimensión del problema:”Estudios de la UNAM y del Instituto Político Nacional revelan que entre el 60 y 70 por ciento de los alumnos del nivel básico han sufrido algún tipo de violencia. Esto significa que de los 25 millones de estudiantes que tenemos en educación básica, 18.7 millones han sido víctimas o testigos”.

Por otra parte, especialistas consultados por CNNMéxico consideraron que México necesita contar con un diagnóstico sobre los niveles de violencia existentes en los centros escolares para saber cómo afrontar el problema.

Los expertos sugirieron además educar a los niños, adolescentes, profesores y padres de familia sobre el “bullying”, y no descartaron la necesidad de implementar cambios legislativos para combatir con eficacia el problema.

Luis Pérez Juárez, especialista en Administración Pública y Políticas Públicas del Tecnológico de Monterrey, campus Estado de México, expresó que el acoso escolar “apenas se está reconociendo como un problema”.

“Hoy todos hablamos de ‘bullying’ pero no hay un estudio formal que explique causas, motivaciones, catalizadores y potencializadores de este problema. Si no lo conocemos, muy poco harán (las autoridades) para encontrar un protocolo de actuación”, señaló en entrevista.

En ello coincidió Juan Martín Pérez García, director de la organización no gubernamental Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).

“Es necesario tener, primero, un diagnóstico nacional sobre las formas de violencia hacia niños y niñas, que nos permita reconocer cómo se puede acompañar e intervenir con esta población. Lamentablemente, no hay datos oficiales”, dijo.

Moisés Salinas Fleitman, doctor en psicología de la educación y director académico de la Universidad Hebraica consideró que un programa para tratar el acoso escolar en México tiene que ir mucho más allá de sólo buscar controlar el comportamiento de los menores en los planteles educativos, señaló en entrevista

“Tiene que pasar por un proceso educativo, por un proceso en que los niños entiendan que todos somos diferentes, que tengan no nada más una tolerancia por la diversidad sino un aprecio por todo aquello que nos hace diferentes”, mencionó.Clases de ética en las escuelas, cursos itinerantes, visitas de autoridades para exponer por qué el acoso escolar no es aceptable, podrían estar dentro de las políticas públicas para combatir la violencia en los planteles; también, coinciden los expertos, debe hacerse lo necesario para convertir a las escuelas en centros donde pueda hablarse de inquietudes y reflexiones sobre la violencia y cómo reaccionar ante ella.

“Llevamos ocho años de violencia armada en el país, un número indeterminado de personas asesinadas, desaparecidas, pero no hay un programa público que lleve a las escuelas la reflexión”, añadió Pérez García.

Los padres de familia necesitan ser educados para reconocer y prevenir la violencia entre sus hijos, consideraron especialistas, lo que podría realizarse a través de programas sociales.

“Debería haber una capacitación a nivel nacional a través de programas como el de Oportunidades a los padres de familia, porque recordemos que estas actitudes de revanchismo, agresión, de ‘no te dejes’, de ‘golpea al que te toque’ y demás, eso también se está generando en las familias”, consideró el académico de la Universidad Hebraica. Para la psicóloga Tania Herrera, especialista en adolescentes y niños del centro R&A Psicólogos en la ciudad de México, consideró que es necesario sensibilizar a los padres sobre este problema.”Necesita haber un reconocimiento de los padres de cómo es su estilo educativo; porque a veces se considera que usar mano dura o tratar de corregir severamente a los hijos va a ser la mejor opción; pero éste no es el caso”, dijo. Explicar a los profesores qué es el acoso y mostrarles que no deben subestimar acciones de agresión u hostilidad, es fundamental para tratar el “bullying” en las escuelas del país, señalan.

“Debería de capacitarse con mucha claridad a los docentes o a los casi un millón de profesores que tenemos sindicalizados y darles formación ética y formación humanística que los preparen para detectar y resolver estos problemas”, consideró Pérez Juárez. Para Miguel Székely, quien fue subsecretario de Educación Media Superior en el sexenio de Felipe Calderón (2006-2012), lo importante es darle a los docentes herramientas para acercar a los alumnos y para detectar casos de acoso, así como generar un modelo escolar que propicie la convivencia entre los estudiantes. “No es solo la voluntad de intervenir en la escuela y evitar que entre los alumnos haya bullying, se tienen que tener las capacidades como docentes para saber cómo manejar e intervenir en estas situaciones”, dijo.”En una clase de matemáticas se les puede pedir a los alumnos que resuelvan conjuntamente un problema en grupo, propiciar que tengan que trabajar entre ellos y resolver sus diferencias de manera civilizada”, propuso.Por su parte, Psicóloga Herrera enfatizó que los profesores juegan un papel fundamental en evitar los casos de acoso, ya que al generar confianza en un grupo pueden hacer que exista un diálogo y evitar que un desacuerdo termine en violencia.”Es importante que no se tome como algo pequeño cualquier símbolo de agresión u hostilidad por parte de nadie”, aclaró la profesional.

Malos tratos | Prevención

Ayer se dieron a conocer cifras en cuanto al trato a pacientes sobre el “bullying”.

Ir más allá

Moisés Salinas Fleitman, doctor en Psicología de la Educación y director académico de la Universidad Hebraica, consideró, en una entrevista, que un programa para tratar el acoso escolar en México tiene que ir mucho más allá de sólo buscar controlar el comportamiento de los menores en los planteles educativos.

Capacitación

“Debería haber una capacitación a nivel nacional a través de programas como el de Oportunidades a los padres de familia, porque recordemos que estas actitudes de revanchismo, agresión, de ‘no te dejes’, de ‘golpea al que te toque’ y demás, eso también se está generando en las familias”, consideró el académico.




Volver arriba