Zar: una década de éxito como casinero

MÉXICO ,D.F.  (SUN).- En el lapso de una década, Juan José Rojas Cardona, conocido como el Zar de los Casinos, forjó su emporio de casas de juego, no sólo en Nuevo León, sino en otras entidades del país. Hoy mantiene una lucha legal por preservar su lucrativo negocio, ante la decisión del gobierno federal de retirarle los permisos con los que operaban sus centros de apuesta.

De acuerdo con publicaciones existentes en torno a la figura de este polémico empresario, quien expandió rápidamente sus negocios, se le ubica desde 1999 en Monterrey, cuando llegó procedente de Estados Unidos para asentarse en la región.

Aunque fue hasta 2003 que abrió su primer casino: El Bellavista. El éxito de su negocio, la empresa Entretenimiento de México (Emex), le permitió a Rojas Cardona obtener en un tiempo récord, en 2005, el permiso de la Secretaría de Gobernación (Segob) para operar un total de 50 casas de juego en el país, lo que consolidó su poder.

Sin embargo, en agosto de 2012 el gobierno federal emprendió el procedimiento para retirarle el permiso que le permitía operar, bajo el argumento de que Emex incumplió con las disposiciones para operar los casinos, como se indicaba en el permiso que se le entregó durante el foxismo.

El 24 de abril pasado se concretó la medida legal, cuando la Dirección General de Juegos y Sorteos de Segob anunció la revocación de la concesión, a casi dos años del inicio del recurso, por lo que procedió a la clausura de los casinos de Rojas Cardona.

Entre los casinos a los que se colocó el sello de clausura están el Palmas Miravalle y Palmas Cumbres, que eran famosos en Nuevo León, así como el Playboy de Cancún, Quintana Roo.

El gobierno también cerró el Bet and Win, ubicado en San Miguel Allende, Guanajuato; Casino Live, de Boca del Río, Veracruz, y Palmas, en Aguascalientes.

Hoy los indicios apuntan que en el afán por no perder la autorización para seguir operando, Rojas Cardona y sus colaboradores habrían buscado el apoyo de juzgadores federales para tener fallos judiciales a favor de Emex.

Serán las autoridades del Consejo de la Judicatura Federal, y de ser necesario de la Procuraduría General de la República (PGR) las que determinen si existió esta alianza y si a partir de ello se cometieron delitos.

De hecho, por la relación entre juzgadores y casineros, como informó EL UNIVERSAL, la PGR investiga a siete integrantes del Poder Judicial —entre ellos cuatro jueces de Distrito—, por delitos contra la administración de justicia, por haber emitido fallos en los que presuntamente beneficiaron a estos empresarios y sus centros de apuestas en Monterrey, Nuevo León, entre ellos Luis Armando Jerezano Treviño y Ricardo Hiram Barbosa Alanís, que hoy están suspendidos de sus funciones.- Silvia Otero




Volver arriba