Urbes en una lista “negra”

Nueve ciudadesdel país, entre las más violentas

MÉXICO.- Acapulco, Guerrero; Culiacán, Sinaloa; Torreón, Coahuila; Chihuahua y Ciudad Juárez, Chihuahua; Ciudad Victoria y Nuevo Laredo, Tamaulipas; Cuernavaca, Morelos, y Tijuana, Baja California, son las ciudades mexicanas que forman parte del ránking de las 50 ciudades más violentas del mundo.

De acuerdo con sinembargo.mx, lo anterior lo informó el presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal Asociación Civil, José Antonio Ortega, en la presentación del Ránking de las 50 ciudades más violentas del mundo en 2013.

San Pedro Sula, Honduras, ocupa el primer lugar de la lista con una tasa de 187 homicidios por cada 100 mil habitantes; Caracas, Venezuela, es la segunda con 134 homicidios por la misma cantidad de habitantes, y Acapulco, destino turístico guerrerense ocupa el tercer lugar del ranking con una tasa de 113 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Culiacán ocupa el lugar 16, Torreón el lugar 18, Chihuahua el 21, Ciudad Victoria el 22, Nuevo Laredo el 30, Ciudad Juárez, que de 2008 a 2010 tuvo el primer lugar ahora se ubica en la posición 37; Cuernavaca está en el 43 y Tijuana, que había dejado de figurar en los ránkings de 2011 y 2012, reapareció en el lugar 47.

Ortega criticó que algunos estados hayan falseado la información, por lo que las ciudades de Tamaulipas, Coahuila o Chihuahua que debieron estar ubicadas más arriba, no lo hicieron.

“Esta falsificación se constata cuando se cotejan las cifras de homicidios y otros delitos que los gobiernos locales reportan con las que genera el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi), que son más abultadas y resultan de un ejercicio más profesional y honesto”.

“Escandaloso”

El caso más escandaloso, dijo, es el de Nuevo Laredo, Tamaulipas, donde el gobierno del Estado reportó 288 homicidios en 2012.

“Pero el Inegi registró 544 homicidios, es decir 89 por ciento más. Eso significa que la tasa de Nuevo Laredo en realidad fue de 137 homicidios por cada 100 mil habitantes, con lo cual el lugar que le habría correspondido en el ránking sería el tercero mundial”, explicó.

Otro caso es el Torreón, Coahuila. Ahí el gobierno local reportó al Sistema Estatal del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SE-SNSP) 462 homicidios en 2012, cuando el Inegi registró 792, lo que equivale a 71 por ciento más.

Un caso más de falsificación de cifras ocurrió en Chihuahua, la capital del Estado del mismo nombre.

El gobierno local reportó al SE-SNSP un total de 363 homicidios durante 2012, y el Inegi registró 587, equivalentes a 62 por ciento más.

De haberse registrado los datos del Inegi, la capital chihuahuense habría tenido una tasa de 69.56 homicidios por cada 100 mil habitantes y no 43.49. Con esa cifra su posición hubiera pasado de la 21 a la 12.

“Por ello, cuando el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto festina la supuesta baja de la incidencia de homicidios en México, ¿cómo creer en las cifras oficiales cuando están basadas en estos fraudes?”, lamentó.

La mayoría de las ciudades más violentas del mundo, 46 están en América, y 41 en la región de Latinoamérica.Además de las nueve ciudades mexicanas incluidas en el ranking, 16 son brasileñas, seis colombianas, cinco venezolanas, cuatro estadounidenses, dos hondureñas y una para El Salvador, Guatemala, Jamaica y Puerto Rico, respectivamente.”Esto confirma lo que revelan diversos estudios globales por país: que la violencia homicida en América Latina presenta una incidencia muy por encima de la media mundial”. En la misma presentación estuvo el Presidente de la Comisión de Seguridad de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), José Luis Carrizales, quien expresó su beneplácito por el operativo del gobierno federal para combatir la inseguridad en Michoacán.Pero dijo que la situación de violencia e inseguridad afecta a empresarios de otros estados, como son los casos de quienes están en Tamaulipas y Guerrero.”Lejos de estar preocupados por el crecimiento del empleo estamos preocupados por ver cómo nos defendemos y cómo creamos esquemas más allá del potenciar la productividad de empresas. Para los empresarios es una grave preocupación. Vemos con agrado que el gobierno federal está generando acciones en Michoacán, pero definitivamente Michoacán no es todo el país.”Tenemos incidentes importantes en Tamaulipas y en Guerrero y las empresas con presencia nacional o regional están viéndose afectadas de manera importante”, afirmó.En ambas entidades los empresarios se han dejado de preocupar por crear empleos y potenciar la productividad, precisamente por la inseguridad, a la que cada año destinan 30 por ciento más de gastos, y algunos ya privilegian a otras ciudades para sus negocios o piensan emigrar y llevar sus negocios al extranjero.En el caso de los dueños de negocios más pequeños, tienen que cerrar y les resulta más complicado irse a otras entidades.Pidió que sean atendidos, porque no descarta que algunos al quedarse sin actividad volteen y se unan a las autodefensas.”Esa gente que se está quedando sin sus pequeños negocios, está en la incertidumbre de cuál es el giro que va a tomar su vida, si sus negocios van a emigrar a otra ciudad o si no tiene posibilidad qué esperamos, qué se unan a los grupos de autodefensa para tener una actividad en la cual ocuparse, no es lo más prudente”, alertó.

Ciudades | Violencia

La inseguridad en varias ciudades de México genera preocupación a empresarios.

Caso Michoacán

El líder nacional de la Coparmex, José Luis Carrizales, manifestó que la situación de violencia e inseguridad que actualmente vive Michoacán afecta a empresarios de otros estados, como son los casos de quienes están en Tamaulipas y Guerrero.

No es todo el país

“Lejos de estar preocupados por el crecimiento del empleo estamos preocupados en defendernos y ver cómo creamos esquemas más allá del potenciar la productividad de empresas. Para nosotros es una grave preocupación. Vemos con agrado que el gobierno federal está generando acciones en Michoacán, pero definitivamente Michoacán no es todo el país”.




Volver arriba