“Templarios” siguen activos

Vigentes 18 delos 27 integrantes originales, indican

Una manifestación contra "Los Caballeros Templarios" en Michoacán

MÉXICO.- La estructura de “Los Caballeros Templarios” aún es operativa, pues 18 presuntos delincuentes que no han sido capturados permanecen activos. Se trata de cinco líderes, cuatro “jefes de plaza”, dos operadores financieros y siete jefes de sicarios, según indica el portal “Animal político”.

De acuerdo con información de la Procuraduría General de la República y la proporcionada por el Concejo General de Autodefensas al gobierno federal, estos 18 miembros de “Los Templarios” siguen operando en distintas partes de la entidad.

Dentro de la estructura existen siete jefes de sicarios que fueron entrenados por Servando Gómez “La Tuta” y que incluso fueron parte de su escolta por varios años. A esas siete personas, la PGR las busca por su presunta participación en la ejecución de 12 policías federales en julio de 2009, en el municipio de Arteaga, Michoacán. Se presume que el hecho fue ordenado por Nazario Moreno González, “El Chayo” abatido el pasado fin de semana por elementos de la Marina y del Ejército Mexicano.

Las autodefensas han pedido que el gobierno federal detenga a estos siete personajes, de los cuales, dos han sido detenidos y uno abatido. Los detenidos fueron Dionisio Loya Plancarte “El Tío” y Jesús Vázquez Macías “El Toro”.

Servando Gómez es identificado por la PGR como el líder de la organización, surgida tras el rompimiento con “La Familia”, estructura criminal que sigue reconociendo la autoridad federal. Por “La Tuta”, como se le conoce, se ofrece una recompensa de 30 millones de pesos.

De acuerdo con las investigaciones oficiales, es el operador en Michoacán y realiza incursiones a municipios colindantes con Guerrero.Enrique PlancarteEs uno de los operadores más importantes que logró controlar la zona de Uruapan y Nueva Italia y convertirlas en bastiones de su organización. De acuerdo con las investigaciones, Plancarte es el principal contacto de Los Caballeros Templarios para el trasiego de droga de Michoacán hacia Estados Unidos.Ignacio Rentería Andrade y Samer José Servín Suárez Tras la captura de Dioniosio Loya “El Tío” y el abatimiento de Nazario Moreno “El Chayo”, se convierten en parte fundamental de la estructura, pues ellos son los que en realidad controlaban la zona de Apatzingán y el puerto de Lázaro Cárdenas. Además, son los encargados de controlar la contratación de vigilantes desde Morelia hasta Tierra Caliente. A eso se suma que Servín Suárez es el operador del trasiego de droga de Michoacán a Tamaulipas.Pablo Magaña SerratoEs el principal operador de la organización en Zitácuaro y se le vincula como el responsable del atentado del 14 de junio de 2010 en el que murieron al menos 10 elementos de la Policía Federal.Los operadores financierosJuan Reza Sánchez y Nicandro Barrera Medrano son los dos principales operadores financieros de la organización, ambos además son los encargados de controlar el dinero que proviene del llamado cobro de derecho de piso y de invertir y blanquear las ganancias de la organización. Ambos personajes invierten de acuerdo a las averiguaciones previas el dinero en empresas de Texas, Estados Unidos.Los Jefes de PlazaJuan Reza Sánchez, Pablo Magaña, El Chicano (del cual se desconoce su nombre, pero aparece en la lista de los más buscados por las autodefensas), y Fernando Cruz Mendoza “El Tena” son los principales jefes de plaza que controlan algunas regiones de Tierra Caliente y quienes tienen contratados a la mayor parte de vigilantes e informantes.Reza Sánchez fue el principal operador de operador de Jesús Méndez Vargas, alias “El Chango” Méndez y tras su captura se unió a Los Caballero Templarios.Los Jefes de SicariosDe acuerdo a la Procuraduría General de la República, Genero Orozco, Jesús Tapia Sánchez, Eligio Hernández García, Jaime Bustos Cabrera, Cesar Carrillo Tapia, Jovany Michel y Heriberto Hernández son el grupo principal de sicarios que tiene la organización. A ellos se les busca y se pide una recompensa de cinco millones de pesos, pues se presume que participaron en la muerte de 12 policías federales en julio del 2009, en el municipio de Arteaga, Michoacán.




Volver arriba