Supuesto hijo de Maciel denuncia persecución tras condena por extorsión

 

MÉXICO (EFE).- El mexicano José Raúl González Lara, presunto hijo del fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel (1920-2008), denunció hoy una persecución en su contra por parte de la justicia mexicana tras ser sentenciado por el delito de extorsión agravada a la congregación católica.

En una entrevista con la radio MVS, el abogado de González, Guillermo Pasquel, afirmó que “el pasado día miércoles el Juzgado Tercero del Estado de México (aledaño a la capital) en Materia Penal determinó a través de una sentencia que Raúl era responsable del delito de extorsión”.

Por esa causa fue condenado “a un año tres meses de prisión”, conmutables por 6.000 pesos (unos 460 dólares) en el caso de que quiera acogerse a este derecho, detalló.

En opinión del letrado, se trata de “una resolución dictada contra derecho, absurda” y fruto de “un alto grado de tráfico de influencias”.

“Fue víctima de su padre y hoy lo es del sistema de justicia” mexicano, agregó.

Junto a Pasquel, González dijo sentirse “doblemente victimizado, primero por los atropellos” de su “padre”, al que dijo no poder juzgar porque “no está aquí”, y segundo por revelar su historia.

“Mi único error fue venir a exponer mi vida, que no es nada fácil”, porque incluía “partes muy delicadas de mi persona, de mi mamá, de mis hermanos”, relató.

En junio de 2010, González denunció en Estados Unidos a esa congregación católica por consentir los abusos sexuales perpetrados por Maciel contra menores.

Tres meses antes reconoció en México haber pedido 26 millones de dólares a los Legionarios de Cristo para mantenerse en silencio y aseguró que no supo la verdadera identidad de Maciel hasta 1997, cuando se hizo pública una demanda contra él.

Carlos Skertchly, procurador general de los Legionarios de Cristo en el Vaticano, se mostró comprensivo con la solicitud, pero la rechazó tras reunirse con él.

González explicó que Maciel le dijo que los Legionarios de Cristo les ayudarían cuando él muriera, y que les proporcionarían 6 millones de dólares en fondos a través de un fideicomiso, algo que nunca sucedió.

El objetivo del fundador de la congregación, según el demandante, era intentar que “nunca” le denunciaran y dejar a sus supuestos hijos mexicanos y a Blanca Estela Lara -su mujer durante casi treinta años- a expensas de los Legionarios.

Mientras progresaba la denuncia en Estados Unidos, González fue detenido en 2012 en Cuernavaca (Estado de Morelos, también vecino de la capital), por una demanda de los Legionarios de Cristo en su contra, que esta semana se transformó en la citada sentencia.

“Estuve dos días en la cárcel, dos días de infierno. Esto me ha fortalecido y me fortalece más para seguir luchando. Mi herramienta básica es mi verdad. Vamos a seguir dando la lucha hasta el fin”, afirmó este viernes González.

Su abogado agregó que la condena se debe a que en México “hay que callar a Raúl a como dé lugar” y pretende sentar un precedente para utilizarlo en la causa abierta en la justicia estadounidense.




Volver arriba