“Sinónimo de poder”

Los Arellano Félix cobraron fama con el caso Posadas

MÉXICO (El Universal).- Era 1985 cuando los medios de comunicación anunciaban la detención del capo Rafael Caro Quintero, la noticia circulaba en todos los ámbitos y cuando llegó a oídos de José Esparragoza Moreno “El Azul”, éste tomó una decisión: Había que dividir el territorio mexicano, según algunos analistas del crimen.

Así nacieron los grandes cárteles, entre ellos el de Tijuana a cargo de los hermanos Arellano Félix, como familiarmente se ha conocido, y Jesús “Chuy” Labra.

Para el mundo del narco el apellido de los Arellano es sinónimo de poder. Su nombre adquirió fama tras el asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo el 24 de mayo de 1993, sin embargo nunca se les comprobó que fueran ellos quienes perpetraron el homicidio.

La historia de los hermanos ha sido de violencia, caracterizados por tener un temple feroz y poca paciencia. Los escándalos, el carácter violento y poco discreto, el gusto por las mujeres, las fiestas y el alcohol, aunado a su capacidad vengativa e impulsiva fue sinónimo de terror para sus adversarios y para las autoridades.

El apogeo de la organización Arellano fue en los 90, a pesar de tener la fuerte competencia del Cártel de Sinaloa, comandado por Joaquín “El Chapo” Guzmán.

El gobierno estadounidense combatió el cartel de Tijuana durante 20 años, en los que traficó cientos de toneladas de cocaína y mariguana de México y Colombia hacia la Unión Americana.

Jesús Blancornelas, quien fuera director del semanario “Zeta” de Tijuana, fue víctima de un atentado del clan Arellano; fue herido por impactos de bala, pero sobrevivió a la agresión, mientras que sus escoltas fallecieron.

El periodista investigaba las actividades ilícitas del cártel relacionadas con el narcotráfico. Posteriormente escribió un libro sobre la famosa familia.

El liderazgo de la familia estuvo a cargo de Ramón Arellano Félix, a quien se le atribuyen más de mil muertes, fallecido en 2002 tras ser abatido en un enfrentamiento en Mazatlán. La violencia de su mando, así como su carácter sanguinario lo posicionó entre los 10 criminales más buscados de EU en 1997.

Eduardo Arellano Félix, “El Doctor”, el pasado 19 de Agosto fue sentenciado en Estados Unidos a una condena de 15 años de prisión por cargos de lavado de dinero y asociación delictuosa. Fue el último de los hermanos extraditado durante el periodo de gobierno de ex presidente Felipe Calderón.Benjamín Arellano Félix, alias “El Min”, detenido en 2002 en Puebla, actualmente cumple su condena en una prisión federal en Florida.Francisco Javier Arellano Félix, “El Tigrillo”, tras la muerte de Ramón, fue el hombre fuerte del cártel. La guardia costera de Estados Unidos lo detuvo mientras pescaba en un Yate a 25 kilómetros de las costas de Baja California.Carlos Alberto Arellano Félix es médico cirujano y se dedica a las operaciones de lavado de dinero a través de empresas inmobiliarias, constructoras, discotecas, etc.Rafael Arellano Félix, el mayor de los hermanos, fue detenido en Tijuana en 1993, extraditado en 2006 a los Estados Unidos y en el 2008 fue puesto en libertad. Enedina Arellano Félix, se ha convertido en la operadora financiera de la organización, aunque algunas fuentes la señalan como la líder de la misma. A Alicia María Arellano Félix a se le señala también por el delito de lavado de dinero.Fernando Sánchez Arellano, “El Ingeniero”, es el último eslabón de esta generación de narcotraficantes. Fue detenido la tarde del pasado lunes mientras veía el partido del Mundial entre México y Croacia.

Cártel | Los Arellano

El cártel de los Arellano Félix surgió en 1985 tras la captura de Rafael Caro Quintero.

“El Doctor”

Eduardo Arellano Félix, “El Doctor”, fue sentenciado en agosto del año pasado en Estados Unidos a una condena de 15 años de prisión por cargos de lavado de dinero y asociación delictuosa. Fue el último de los hermanos extraditado durante el periodo de gobierno de ex presidente Felipe Calderón.




Volver arriba