Rezan por el alma de ejecutado

La diócesis de Morelos condena la pena capital

CUERNAVACA.- Familiares y vecinos de Édgar Tamayo en el municipio de Miacatlán, realizaron una misa en su memoria, como parte de los funerales que se realizarán la próxima semana cuando el cadáver sea repatriado de los Estados Unidos.

El párroco de la iglesia de Miacatlán, José Jesús de la Cruz Martínez, leyó una carta enviada por el obispo Ramón Castro Castro, a todas las iglesias de Morelos, donde condenan la ejecución de Tamayo por las autoridades estadounidenses a quienes acusó de haber violado los tratados internacionales y los derechos humanos.

La carta, entre otras cosas, dice: “El obispo y los sacerdotes de la Iglesia de Cuernavaca, que peregrinan el estado de Morelos, reunidos esta semana anual de estudio, levantamos nuestra voz en protesta, como ya antes el juez internacional Baltazar, Garzón había denunciado la injusticia al señalar que Estados Unidos no respetó su compromiso firmado en la convención de Viena, donde se obliga a que cualquier persona detenida en otro país que no sea el propio debe contar con asistencia consular”.

“A la familia de Édgar le expresamos por este medio, nuestra solidaridad en este momento tan doloroso y les ofrecemos nuestra oración en las misas del domingo, ánimo”.

Durante la misa los fieles pidieron por el alma de Édgar, “por la familia Tamayo, para que el señor le conceda consuelo y fortaleza en la fe, y para nuestro hermano Édgar te pedimos contemple el rostro de Dios y viva de su justicia y misericordia”.

El cuerpo de Tamayo llegaría a Miacatlán mañana.

En la lista semanal, que se lee por la salvación del alma de los difuntos se mencionó a Édgar Tamayo. Con esta liturgia arrancaron las oraciones que se realizaron previo a la llegada de su cuerpo.




Volver arriba