Paro contra el vandalismo

Paro contra el vandalismo

Empresarios de Oaxaca piden una garantía estatal

Maestros de Oaxaca durante los desmanes que realizaron anteayer

MÉXICO (EFE).- Comerciantes, concesionarios de gasolineras y empresarios hoteleros realizaron ayer un paro en la ciudad de Oaxaca por la falta de garantías para trabajar y en protesta por los actos vandálicos de maestros disidentes.

Al menos 48 gasolineras de los Valles Centrales, región que abarca a la capital estatal, realizaron un paro luego del saqueo y destrozos causados anteayer por integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) a varios de esos establecimientos.

El presidente de la Asociación de Empresarios Gasolineros del Estado de Oaxaca, Marco Bellasina, lamentó que cuando pidieron apoyo del gobierno no obtuvieron respuesta, y señaló que analizan si procederán penalmente contra los maestros.

De acuerdo con medios de Oaxaca, el gobernador Gabino Cué ofreció indemnizar a los gasolineros para que no presenten denuncias contra la CNTE.

La Asociación de Hoteles y Moteles acordó unirse al paro, por lo que ayer trabajaron parcialmente. Junto con ellos, los comerciantes del Centro Histórico también decidieron cerrar sus negocios.

La CNTE instaló hace un mes un plantón en la plaza central de la ciudad de Oaxaca, causando fuertes pérdidas económicas a los negocios ubicados en el primer cuadro de la capital.

Los empresarios suspendieron su protesta alrededor del mediodía después de que las autoridades estatales se comprometieran a garantizar la seguridad.

El acuerdo fue suscrito por los líderes de los sectores y el secretario general de Gobierno de Oaxaca, Alfonso Gómez, quien aseguró que se garantizarán las condiciones para que los negocios puedan operar de forma segura.

Bellasina, el líder de los empresarios gasolineros, dijo reabrieron expendios para no afectar a miles de automovilistas y confiando en el compromiso del gobierno de que los maestros ya no tomarán sus establecimientos. Sin embargo, advirtió que reanudarán el paro ante cualquier violación al acuerdo.

Anteayer, los maestros tomaron gasolineras y causaron destrozos, además de saquear combustible, como medida de presión para que el gobierno estatal retire las modificaciones que hizo a la iniciativa de Ley Estatal de Educación antes de pasarla al Congreso local.

Denunciaron que con los cambios se busca armonizar el proyecto de la CNTE con la reforma educativa promulgada en 2013 por el presidente Enrique Peña Nieto, a la que se oponen.

Hiram Santiago Manuel, de la Coordinadora, dijo que se acordó con el gobierno estatal para que el proyecto de ley fuera entregado al Congreso sin modificaciones.

“Las acciones radicalizadas fueron motivadas por la irresponsabilidad del gobierno estatal al romper el pacto político y modificar la Ley que se construyó, pues se modificaron artículos que atentan contra derechos laborales de los maestros”, indicó.

La educación pública en México ha sido coto tradicional de las agrupaciones gremiales, que cubren las plazas docentes con base en lealtades personales o desembolsos económicos.La reforma educativa promulgada en febrero de 2013 y sus leyes reglamentarias, promulgadas en septiembre del mismo año, buscan poner fin a esos privilegios.Dichas normas se enfrentan al rechazo de la CNTE, que se ha movilizado en varios estados y en la capital mexicana para exigir su derogación.Entre los puntos de la legislación a los que se resiste la agrupación está un sistema de evaluación profesional como vía para la contratación o promoción de maestros. EFE




Volver arriba