Neutralizan a criminales

El gobierno detuvo a 85 objetivos del crimen organizado

Un militar de la marina conduce al máximo dirigente del cártel de Sinaloa, Joaquín  "El Chapo" Guzmán, uno de los objetivos ya detenido

MÉXICO (EFE).- México ha “neutralizado” a 85 de los 122 objetivos del crimen organizado definidos como prioritarios por el Gobierno de Enrique Peña Nieto desde diciembre de 2012, pero entre ellos no está Juan José Esparragoza, líder del cártel de Sinaloa.

El titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), Monte Alejandro Rubido, actualizó el viernes la cifra de criminales detenidos o abatidos en el mandato de Peña Nieto, en una reunión con corresponsales extranjeros en un búnker de esta institución perteneciente a la Secretaría de Gobernación.

El último balance lo dio en mayo pasado el ministro de Gobernación (Interior), Miguel Ángel Osorio Chong, quien afirmó entonces que de los 122 objetivos, 68 fueron arrestados y 12 abatidos.

“Ningún dato”

Interrogado sobre la presunta muerte de Esparragoza, alias “El Azul”, difundida por la revista “Río Doce” citando a fuentes cercanas de la familia del narcotraficante, el comisionado de Seguridad afirmó que el Gobierno no tiene “ningún dato concluyente” al respecto.

“No tenemos un dato duro que nos permita fijar una posición al respecto. Todo lo demás son inferencias”, afirmó el comisionado y añadió que aparentemente sí ocurrió un accidente de tráfico, pero no hay indicios del que el capo estuviera en el lugar.

Según informó la revista “Río Doce”, Esparragoza murió el pasado 7 de junio de un infarto en momentos en que se recuperaba de un accidente que ocurrió la última semana de mayo, en el que se había lesionado la columna vertebral, y su cuerpo habría sido cremado.

Delitos en México

Sobre los resultados de la estrategia de seguridad impulsada en el país, Rubido citó la reducción en un 16% de los homicidios dolosos de mayo a abril de 2014 en comparación con el mismo período del año anterior, y en un 12% el robo de vehículos.

Sin embargo, admitió que hay “un incremento en el delito de secuestros de aproximadamente 16%” y también de las extorsiones, lo que muestra que en la medida en que “se le pega en sus tareas nodales”, los grupos criminales “migran a otro tipo de actividades”.

“Se van a tareas que son seguramente menos lucrativas, pero probablemente también de mayor impacto social”, dijo el comisionado al ser interrogado sobre los señalamientos de las organizaciones civiles en torno a los escasos avances en materia de seguridad.

En relación con el despliegue de policías federales en el país, precisó que de los 36,000 elementos, 24,000 se encuentran en tareas operativas y se están “desplazando de un lugar para otro” dependiendo de las necesidades que surjan en las diferentes regiones del país.

Sin precisar cifras que puedan alertar a “los grupos antagónicos”, dijo que “hoy en día donde se concentra el mayor número de elementos de la Policía es en Tamaulipas, después en Michoacán y en tercer lugar está Guerrero”.

Al hacer un balance de la operación federal desplegada en Tamaulipas en mayo, Rubido indicó que a pesar de la complejidad del estado, que cuenta con 17 cruces fronterizos, y la necesidad de medidas a mediano plazo, es “notorio cómo se ha reducido el nivel de violencia”.

México sufre una ola de violencia que desde fines de 2006 ha causado más de 75 mil muertos, en su mayoría por acciones de los cárteles de la droga y otros grupos del crimen organizado.

Desde el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), el Ejército y la Marina asumieron tareas de seguridad en varias regiones del país, al verse desbordados los cuerpos de seguridad locales, una estrategia que mantiene el actual presidente Enrique Peña Nieto.




Volver arriba