Misa en honor de 13 desaparecidos

Recuerdan a las autoridades que "no hay olvido"

Familiares de desaparecidos en el bar "Heaven" caminan rumbo a la Basílica de Guadalupe

MÉXICO (El Universal).- Familiares y amigos de los 13 jóvenes secuestrados hace un año del bar “Heaven”, organizaron ayer una misa en la Basílica de Guadalupe.

Leticia Ponce, madre de Jerzy Ortiz, una de las víctimas, dijo que la homilía es “para buscar la paz para estas víctimas e iluminar a las autoridades para la pronta solución de este caso”.

Al terminar la homilía anunció que en punto de las 5 de la tarde se congregarían en el Ángel de la Independencia, todos vestidos de blanco, para después realizar una marcha y un posterior plantón frente al edificio donde secuestraron a sus hijos.

Las madres se reunieron a las 6 a.m. en la Glorieta de Peralvillo y a manera de penitencia hicieron una pequeña caminata hasta la Basílica donde la misa comenzó a las 7 a.m. Allí, las palabras del clérigo fueron en un tono suave y de confort para los deudos, “sólo Dios puede dar la paz eterna y el perdón, lo demás es terrenal, no debe existir odio ni venganza que son veneno para el alma”.

Leticia Ponce, madre de Jerzy Ortiz, detalló que la manifestación tenía como objetivo refrendar a las autoridades investigadoras que ellas no olvidan y sobre todo que quieren que todos los responsables sean castigados, sean policías, delincuentes, narcotraficantes o funcionarios.

“Ya hemos dicho que esto no termina aquí, apenas empieza y aunque ya aceptamos y recibimos los cuerpos de nuestros hijos no significa que nos quedemos conformes, al contrario, ahora con más fuerza exigiremos justicia, queremos cárcel para todos, sean quien sea”.




Volver arriba