Los abusos los llevan a suicidarse

Los abusos los llevan a suicidarse

Cuatro ex internos de "Mamá Rosa" se quitan la vida

Algunos de los internos en el albergue "La Gran Familia", donde menores fueron víctimas de abusos

MÉXICO.- Cuatro menores que vivían en el albergue “La Gran Familia” se suicidaron en las últimas dos semanas debido al “impacto” que dejaron en ellos los abusos de los que fueron víctimas, según informó ayer la organización civil “Y quién habla por mí”, que participa en la atención de las personas rescatadas del lugar, de acuerdo con el portal de internet de CNNMéxico.

Los menores tenían entre 12 y 17 años, y sus suicidios fueron reportados por sus propias familias, señaló Areli Rojas Rivera, directora de la agrupación.

El más reciente caso se registró el miércoles pasado, con un menor que se tenía previsto que viajara de Michoacán al D.F. para revisiones médicas y psicológicas.

“Ayer (por el jueves) nos reportó la mamá que ya no iba a venir porque su hijo se había suicidado, un chico de 12 años. Esa misma mamá nos dijo que está en contacto con otras señoras y que ya era el cuarto caso en las últimas dos semanas, más o menos”, explicó Areli Rojas en entrevista.

En colaboración con otras organizaciones como Fundación Find, “Y quién habla por mí” brinda atención médica y psicológica a alrededor de 180 de los 458 menores rescatados de La Gran Familia en julio pasado.

La PGR informó entonces que en el albergue, ubicado en Zamora, Michoacán, los menores eran explotados, sufrían abusos y que eran obligados a comer alimentos en mal estado.

Al respecto, Areli Rojas señaló que entre los menores que cometieron suicidio había casos de abuso sexual que derivó en el contagio de enfermedades venéreas. “Ha sido un impacto muy duro para ellos”, añadió la activista.

El área de prensa de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), una de las instituciones federales que siguen el caso de “La Gran Familia”, confirmó que el organismo fue notificado de estos suicidios. Y agregó que el tema es investigado por autoridades federales, aunque no dio más detalles, así como tampoco lo hizo la PGR.

Areli Rojas, en tanto, exigió que las dependencias federales que siguen el caso, en particular el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), tomen medidas para prevenir y evitar otros suicidios.

“Realmente es un tema muy complicado, muy doloroso para los adolescentes y niños, sobre todo para los adolescentes, que están en la etapa más difícil”, afirmó.El caso del albergue “La Gran Familia” captó la atención pública desde el 15 de julio, cuando la PGR realizó el operativo para rescatar a los menores que se encontraban en el lugar y detener a su fundadora, Rosa del Carmen Veduzco, conocida como Mamá Rosa. Una semana después, la mujer de 85 años fue liberada y la PGR informó que es inimputable de delitos debido a su edad y estado de salud, lo que significa que no se le pueden fincar responsabilidades penales. La PGR, sin embargo, mantiene sus investigaciones sobre los colaboradores de Verduzco, seis de los cuales ya fueron consignados ante un juez y recibieron auto de formal prisión por privación ilegal de la libertad y delincuencia organizada.

A su vez, la CEAV, que atiende a 600 personas que se encontraban en el albergue “La Gran Familia”, señaló que algunas de ellas fueron víctimas de tratos infamantes, pues algunos fueron tatuados con números o señas y otros más fueron quemados, según “El Universal”.

“Cada una de las víctimas tiene situaciones diferentes, no se trata solamente de acompañarlas en el proceso penal, porque esa es soló una parte, tienen otros problemas que no son comunes a todos”, dijo el comisionado Julio Hernández Barros.

“Algunos han sido víctimas de abuso laboral, otros han sido víctimas de delitos sexuales, otros de lesiones y de tratos infamantes; hemos vistos personas que han sido tatuadas con números o con señas particulares del albergue, muchas que han sido quemadas, otras que han sido lesionadas”, reveló.En un comunicado, la CEAV afirmó que familiares y menores rescatados del albergue ubicado en Zamora, Michoacán, se reunieron con integrantes de la Comisión para pedir protección, acompañamiento y asesoría. Hernández Barros señaló que personal médico y técnico de la CEAV asiste a las 600 personas, entre ellas 400 menores, que fueron recuperadas de “La Gran Familia”.Además expuso que el personal está trabajando intensamente para que los menores regresen a sus hogares sanos y salvos. El comisionado también lamentó que los documentos de identidad de muchos de los niños fueron desaparecidos, “con lo que se violó uno de sus derechos básicos”.”No se trata de familias irresponsables que abandonaron a sus hijos en este albergue, el cual hacía contratos notariales para que la familia diera a los niños, con la promesa de que tendrían una profesión y educación artística, además de que mantenían engañadas a personalidades e instituciones que entregaban sus donativos, cuando en realidad el albergue mostraba una máscara maravillosa, pero abrías una puerta y encontrabas una cloaca, con condiciones infrahumanas”.Hernández Barros también consideró que los menores no deben ser recluidos en albergues, donde sólo deben estar temporalmente, por lo que dijo que la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas trabaja en la propuesta de una figura de custodia provisional de niños, a través de familias, que quisieran tenerlos en su seno, sin fines de adopción, mientras son retornados a sus familias originales. “La opción de la adopción vendría después, únicamente si se comprueba que no existen condiciones adecuadas para que permanezcan con sus familiares originarios”, añadió.




Volver arriba