Lanzaron granadas a policías

Sólo una estalló en un atentado en un hotel de Guerrero

CHILPANCINGO.- Un grupo de sujetos armados atacó con granadas la sede de un hotel donde se alojan agentes de la Policía Federal que desde marzo llegaron a esta capital para asumir el control de la seguridad pública.

El atentado, que no dejó víctimas ni daños materiales de acuerdo con “Proceso”, ocurrió a las 6:30 de la mañana en el hotel “Jacarandas”, ubicado al oriente de la ciudad, prácticamente a un costado de la residencia oficial Casa Guerrero donde despacha el gobernador Ángel Aguirre Rivero y se considera como una zona vigilada por la Policía Estatal.

Reportes oficiales indicaban que los agresores, que viajaban en una camioneta, arrojaron dos granadas de fragmentación y sólo uno de los artefactos detonó en el estacionamiento del inmueble administrado por el gobierno estatal.

El ataque no causó daños pero activó la alerta en la corporación que motivó una operación para tratar de detener a los responsables que lograron escapar.

El hecho fue atribuido a los remanentes de la pandilla de “Los Rojos” que aún operan en la capital del estado, considerado como su bastión, y en los municipios de Eduardo Neri, Tixtla y Chilapa, indican los reportes oficiales.

Ello debido a que la estrategia federal denominada “Juntos por Chilpancingo”, implementada desde hace poco más de un mes, se ha enfocado en desmantelar la estructura de la banda de “Los Rojos” y en respuesta, los delincuentes han dejado cadáveres y mensajes escritos en cartulinas y mantas contra la Policía Federal.

Las autoridades federales señalan a ese grupo criminal cómo los responsables de la ola de asesinatos, secuestros y extorsiones que colapsaron la actividad productiva y mantiene asfixiada a la sociedad de Chilpancingo.

Debido a que la incidencia delictiva no cesa en la capital guerrerense y los asaltos se han disparado de forma alarmante, vecinos de al menos siete colonias se han organizado como grupos de autodefensa urbanas que se dedican a realizar recorridos nocturnos armados con rifles de bajo calibre, machetes, piedras y palos para proteger su vida y patrimonio.




Volver arriba