Hay menos datos a causa de amenazas

Sondeo no oficial contradice cifras sobre homicidios

MÉXICO.- Por la falta de información que fluye desde el gobierno o por las amenazas contra los periodistas, algunos medios de comunicación han seguido el ejemplo del gobierno y presentan sus informes sobre la delincuencia y la violencia de manera muy diferente que en el pasado, dice un estudio publicado ayer por la Universidad de San Diego.

Por ejemplo, el que una de las principales fuentes independientes de monitoreo en México (el periódico “Reforma”) haya reducido sus informes sobre homicidios del crimen organizado, ha hecho más difícil este año la tarea de evaluar las cifras reportadas por el gobierno de México y otras fuentes sobre la violencia, alertan.

El informe de la Universidad de San Diego llega justo después de las afirmaciones de la administración del presidente Enrique Peña Nieto de que los homicidios en el país cayeron en 16% en 2013, respecto al año anterior.Si bien el informe señala que “el número total de homicidios parece haber disminuido en 15% en 2013″, también agrega que “estos resultados deben tomarse con cautela, debido a las preguntas planteadas por los analistas sobre una posible retención o manipulación de los datos”.”Como señala el experto mexicano en seguridad Alejandro Hope, estos datos deben tomarse con precaución.Utilizando los datos disponibles del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), la administración Peña se ha jactado de que hubo una disminución significativa de los homicidios en 2013, y una caída aún mayor de los homicidios al estilo de la delincuencia organizada.Hope dice que no es claro si la disminución fue el resultado de la estrategia del gobierno [contra la violencia] o simplemente un cambio en la forma en que los números se han compilado.También señala que la disminución de los homicidios, en apariencia, fue impulsada principalmente por una caída en los homicidios clasificados como ‘otros’ o ‘no hay datos’, lo que levanta sospechas sobre una contabilidad errónea, un error de cálculo, o incluso la manipulación por parte del gobierno”, dice el estudio, autoría de Kimberly Heinle, Octavio Rodríguez Ferreira y David A.Shirk David Shirk, profesor de ciencias políticas en la Universidad, dijo que “si bien no hay duda de que ha habido una disminución a nivel nacional en el número de homicidios, la cuestión clave es a dónde se fue esa violencia y qué está pasando con respecto con el crimen organizado”.Shirk dijo que como algunas áreas experimentan incrementos en el secuestro y la extorsión, “la situación ha evolucionado en formas de violencia que tienen un mayor efecto en la gente común.A pesar de que el número de cuerpos va a la baja, la sensación de miedo y frustración ha aumentado”.

Ayer mismo, el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad dio a conocer que el secuestro mantuvo una tendencia al alza durante febrero pasado, ya que entre el primero y el segundo mes de este año se registró un alza de 9.02 por ciento en las denuncias.

A la cabeza

Además, dijo, el Estado de México encabeza la lista de homicidios dolosos por entidades.

El Observatorio revela que durante febrero, en promedio se denunciaron diariamente 5.2 plagios en todo el país, lo cual representa un incremento de 20.7 por ciento respecto a los 4.3 casos denunciados durante el primer mes del año.

Tamaulipas fue la entidad que registró el mayor número de denuncias por el delito de secuestro con 23 casos, es decir el 15.9% del total de las denuncias.

En segundo lugar se ubicó Michoacán, en donde se reportaron 19 privaciones ilegales de la libertad.En tercer lugar están Morelos y Estado de México, con 15 denuncias por secuestro presentadas en cada uno.El informe de la Universidad de San Diego, “La violencia de drogas en México”, destaca la creciente fuerza de los grupos de autodefensa de comunidad de estados como Guerrero y Michoacán, donde, dice, su presencia se ha extendido a 29 de 113 municipios.Además, detalla, entre los principales municipios de México, Tijuana vio el aumento más significativo en los homicidios en el 2013: crecieron en un 31 por ciento.Sin embargo, pero a pesar de este incremento, “el número de homicidios se mantiene en menos de la mitad del nivel registrado en el pico en 2008″.En Baja California, las autoridades policiales han atribuido el aumento a las rivalidades entre los miembros de bajo nivel en el comercio de drogas en las zonas empobrecidas de la ciudad.



Volver arriba