Fingió estar muerto

"El Chayo" utilizó su supuesta muerte como "coartada"

Militares y policías federales mantienen fuertemente resguardado desde el domingo el sitio donde se encuentra el cuerpo del capo del narcotráfico Nazario Moreno González, alias "El Chayo", en Apatzingán

MÉXICO (EFE y AP).- El narcotraficante Nazario Moreno González, alias “El Chayo”, que pereció anteayer en un choque armado con militares, utilizó el hecho de que el gobierno de Felipe Calderón lo diera por muerto en diciembre de 2010 para seguir operando en el suroccidental estado de Michoacán, dijeron ayer fuentes oficiales.

El comisionado especial para Michoacán, Alfredo Castillo, dijo a la cadena Televisa que “el primer beneficiado de estar en el anonimato era él (“El Chayo”)” porque pudo seguir al frente de la organización criminal que operaba en esa región del país desde 2006.

El gobierno de Calderón (2006-2012) dio por muerto a “El Chayo” en un enfrentamiento el 9 de diciembre de 2010 con la Policía Federal, pero en ningún momento se presentó el cadáver porque supuestamente había sido recuperado por los integrantes del cártel que lideraba.

Moreno González dirigía entonces la Familia Michoacana, un organización que surgió en 2006 para sacar de la región a la organización criminal de “Los Zetas”, y tras su supuesta muerte creó con otros capos del narcotráfico “Los Caballeros Templarios”.

Castillo cree que en diciembre de 2010 el capo pudo haber resultado herido, ya que la necropsia realizada tras ser abatido el domingo por las fuerzas federales muestra una “placa importante en la cabeza”.

“El Chayo” utilizó como “coartada” que el gobierno lo diera por muerto, pero después “relajó los mecanismos de seguridad y empezó a filtrarse la información de que seguía vivo”, dijo Castillo.

Ello le obligó, sobre todo en las últimas semanas, a “vivir con un perfil muy bajo, tratando de pasar desapercibido”.Sin embargo, “la presencia (de las fuerzas federales) cada día era más fuerte y estaba siendo cercado conforme pasaban los días”, apuntó el funcionario, quien añadió que la operación para capturarlo se llevó a cabo “casi al amanecer” en la sierra de Michoacán, aunque el capo pereció en un tiroteo al resistirse a su detención.Esta vez la identidad del Chayo fue confirmada a través del cotejo de las huellas dactilares del cuerpo y los registros oficiales.

En declaraciones a la televisión, el propio Castillo manifestó que desde hace tiempo “era un secreto a voces” que Moreno seguía vivo. Sin embargo, dijo que las únicas pruebas que habían recibido eran los dichos de la propia gente, retratos hablados que hacían a las autoridades e incluso “alguna fotografía muy de lejos” en la que se aseguraba que aparecía el hombre.

Por su lado, legisladores de diferentes partidos coincidieron en que deben fincarse responsabilidades administrativas e incluso penales contra ex funcionarios que aseguraron la “primera” muerte de Nazario Moreno.

Entrevistado, el senador del PRI y presidente de la Comisión de Seguridad Pública, Omar Fayad Meneses, se pronunció porque la administración del presidente Enrique Peña Nieto no deje sin castigo esta omisión del sexenio pasado. “Es que no hubiera existido una complicidad de alguien, para reportar a sus superiores de que habían matado a quien no habían matado con el objeto de que esta persona, pudiera estar sustraída de la acción de la justicia”, señaló. Lamentó que no se hiciera de manera correcta el trabajo de combate a la delincuencia, y entonces “evidentemente no se podía actuar correctamente en la acción de procurar justicia”. Fayad Meneses dijo que “si hubo dolo para ocular o mal informar, hay delito que perseguir, seguramente si hay delito que perseguir la autoridad competente -en los próximos días- tendrá que hacer la investigación y decirle a los mexicanos si esto fue así”.

A su vez, el senador Alejandro Encinas Rodríguez, del PRD, acusó errores de inteligencia y negligencia en el procesamiento de la información en materia de seguridad en el sexenio de Calderón. El también secretario de la Comisión de Defensa calificó como una vergüenza del gobierno anterior haber dado por muerto a “el Chayo”, sin haberse cerciorado y al igual que el priista Omar Fayad se pronunció por fincar responsabilidades.”Es una verguenza que el gobierno federal de entonces, invente resultados cuando no solamente no son efectivos, sino que permitió seguir operando de manera regular a uno de los grupos criminales más poderosos de Michoacán y en el país”, apuntó el perredista. En su opinión, se mintió a la población y esto implica deslinde de responsabilidades, por lo que el funcionario que dio la información equivocada debe ser sancionado. “No hubo evidencia, no hubo pruebas científicas que lo acreditaron, todo se basó sobre un supuesto”, reiteró.

Por el contrario, la senadora Luisa María Calderón, del PAN, declaró que Alejandro Poiré Romero, entonces secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional Pública y secretario técnico del Gabinete de Seguridad, aclaró lo ocurrido con este episodio, lo qué encontraron y se tuvo al alcance en ese momento. No obstante, expuso que el gobierno actual está en su derecho de iniciar los procedimientos que crea correctos para esclarecer el caso. ‘Si ellos creen que deben hacer algún procedimiento, pues están en su derecho. Mire yo creo que en esas condiciones del equipo de seguridad, hicieron lo que estaba a su alcance”, insistió. “Hoy hay declaraciones de Alfredo Castillo -comisionado federal para Michoacán- que dice que hay algún antecedente de que pudo fingirse muerto, con una herida en la cabeza, ciertamente’, comentó la legisladora panista.

Muerte | Confirmada

Confirmada al 100 por ciento la identidad del “Chayo”, dice el titular de la PGR.

Huellas dactilares

Etrevistado en el marco de la reunión del presidente Enrique Peña Nieto con su colega Rafael Correa en Ecuador, Jesús Murillo Karam detalló que la identidad del presunto criminal se logró gracias “a las huellas que teníamos registradas; en consecuencia es él (El Chayo), 100 por ciento seguro”.

Intercambio en inteligencia

Por otra parte, comentó que con los acuerdos que se firmarán para combatir al narcotráfico y el crimen organizado entre Ecuador y México se trabajará en intercambio e inteligencia, a fin de tener mayor capacidad de acción en ambos gobiernos.




Volver arriba