Éxodo a causa de la violencia

Un número no preciso de gente deja sus hogares

Un integrante de las autodefensas, herido en una balacera

MÉXICO.- La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Michoacán (CEDH) confirmó ayer que hasta el anteayer 60 personas abandonaron Apatzingán y Parácuaro debido a la violencia que se ha vivido en esa zona en los últimos días.

No obstante, la cifra podría ser más alta, pues muchos de los desplazados no reportan la salida de sus localidades, de acuerdo con el sitio de noticias sinembargo.mx.

También ayer, Estanislao Beltrán, vocero de los grupos de autodefensas en Michoacán, condicionó en la mañana el diálogo con el gobierno federal en tanto no detengan a los líderes de “Los Caballeros Templarios”.

Su “objetivo es limpiar de ‘Los Caballeros Templarios’ hoy”, afirmó ayer Beltrán.

“Si el gobierno federal acciona y nos entrega a los máximos líderes de ‘Los Caballeros Templarios’ veremos qué vamos a hacer”, dijo en una entrevista de radio.

En tanto, el presidente de la CEDH, José María Cázares Solórzano, dijo al diario “Cambio” de Michoacán, que tras la violencia que se agudizó el pasado fin de semana en Apatzingán y Parácuaro, muchas familias han decidido abandonar la región pero no se sabe cuántas, pues éstas no acuden a las visitadurías a presentar la queja correspondiente por lo que el registro con el que cuentan no es certero.

El ombudsman dijo que la CEDH está atenta a la situación que prevalece en la zona y que por el momento no tienen un operativo especial.

Además, reveló que con el presupuesto que le aprobó el Congreso local, el organismo a su cargo estará más limitado a dar seguimiento a ciertos programas.

Por su parte, el visitador regional de Apatzingán, Jaime Pérez Torres, dijo a la prensa local que la situación que se vive en la región de Tierra Caliente se complica cada vez más y denunció que el gobierno estatal, encabezado por Fausto Vallejo Figueroa, ha ignorado los ehxortos que ha hecho la CEDH para que resguarde el Estado de Derecho.

“No vemos que se haga algo para que la ola de violencia disminuya, por el contrario, la situación es de terror”, expuso el funcionario.

Hace un año, las autodefensas tomaron las armas y ahora quieren terminar la labor. Pueblo por pueblo, grupos ciudadanos armados para su defensa, fueron cercando el pasado fin de semana Apatzingán, bastión de “Los Caballeros Templarios”.

pppppp




Volver arriba