Espiado 24 horas por 15 días

La sombra de "El Macho Prieto", un policía federal

Entrada de la residencia donde ocurrió la balacera en Puerto Peñasco

PUERTO PEÑASCO, Son. (El Universal).- Unos 15 días antes de la balacera en este puerto sonorense, un agente federal se infiltró en el conjunto Bella Sirena para convertirse en la sombra de Gonzalo Inzunza Inzunza, “El Macho Prieto”; lo espiaba de día y de noche.

El misterioso agente federal rentó una villa, como parte de la estrategia para detener al presunto delincuente, jefe de sicarios de Ismael “El Mayo” Zambada.

Metido en la boca del lobo, el agente casi no dormía, no usaba las camas y a veces caminaba por los pasillos, con aparente insomnio, cuentan en las villas.

La gente no le ponía atención y el personal del servicio miraba sus “excentricidades” como conductas raras de alguien que “venía a relajarse, a dejar de lado el estrés”, narran.

Sus cobijas quedaban detrás de la puerta, dormía a la intemperie o detrás de la puerta de cristal, desde donde miraba todo.

Sus reportes fueron clave en el operativo del pasado día 18. La acción se inició como a las 4:25 horas, con un grupo especial que “invadió” el Bella Sirena.

La balacera comenzó de inmediato; la respuesta de los guardaespaldas de “El Macho Prieto” fue tan violenta que se perdió el factor sorpresa, por lo que fue necesaria la intervención de dos helicópteros “Black Hawk” de fabricación estadounidense, cuyas armas calibre 50 causaron estragos en los autos de los sicarios. Dos aviones artillados también participaron.

Dentro de las habitaciones la batalla duró mucho tiempo, al menos dos horas; ante ello, comenzaron a llegar refuerzos del “Macho Prieto” y las fuerzas federales intentaron evitar que llegaran al Bella Sirena.

Con dos autos bloquearon la entrada para que no ingresaran más autos con refuerzos del “Macho Prieto”.

La batalla se registró en la Villa 8, que quedó destrozada, donde se presume que vivía Inzunza, quien estableció su residencia en este puerto, cambiando constantemente de domicilio.

Pero la operación no quedó ahí; algunos presuntos delincuentes intentaron huir y se inició una persecución; el vehículo se volcó.

El saldo: cinco muertos, entre ellos Inzunza, aunque su cadáver desapareció, pero el gobierno federal no tiene dudas. Al intervenir las llamadas de los criminales, supieron que fue abatido.

“No puedo creer que tuve de vecino al ‘Macho Prieto”, dice una turista quien comenta que a veces intercambió saludos con él.

Un empresario local critica el operativo, pues se salió de control: “Nos causan toda esta mala fama por la violencia, ahuyentan a los turistas con sus balaceras, y ni siquiera tienen al ‘Macho Prieto’, ni vivo ni muerto”.

Dos helicópteros “Black Hawk”, participaron en el ataque, cuyas armas calibre 50 provocaron estragos en los autos de los sicarios. Dos aviones artillados también realizaron disparos en la emboscada. La batalla se registró en la Villa 8, que quedó destrozada, y donde se presume que vivía Inzunza, quien estableció su residencia en este puerto, cambiando constantemente de domicilio.

Narco | Órdenes

El “Macho Prieto” tenía presencia en Quintana Roo y Chiapas entre otros estados.

Orden de detención

Sobre Inzunza pesaba una orden de detención provisional con fines de extradición a EE.UU. por delitos de narcotráfico.

Órdenes de aprehensión

En México había tres órdenes de aprehensión en su contra, por lo que la PGR ofrecía una recompensa de $3 millones.




Volver arriba