“El Pony”, un capo cauteloso y receloso

MÉXICO (El Universal).- De acuerdo con la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, José María Chávez Magaña, alias “El Pony”, es descrito como un personaje sumamente cauteloso que sólo se rodeaba de dos o tres hombres de confianza, y nunca hablaba con sus subalternos de manera directa.

En agosto del año pasado, miembros del cartel de “Los Caballeros Templarios” trataron de matarlo en la comunidad de Caja de Agua, en el municipio de Luvianos, pero “El Pony” escapo ileso, después de un enfrentamiento en el que murieron al menos 30 personas, cifra que nunca confirmaron las autoridades, pero tampoco pudieron precisar.

A últimas fechas inteligencia militar lo señalaba como el responsable de distribuir a gran escala armamento entre las células de sicarios de los carteles de “Los Templarios”, “Guerreros Unidos” y “Los Pelones”, y de ser el autor intelectual de crímenes masivos como el ocurrido el 12 de agosto del año pasado en el municipio de Tuxpan Michoacán, donde fue masacrada toda una familia, niños incluidos, a manos de sicarios de “La Familia Michoacana”.

“El Pony” estaba encargado también de la supervisión de campos de reclutamiento y adiestramiento de jóvenes sicarios, ubicados en el municipio de Luvianos y controlados por Pablo Jaimes Castrejón, alias “La Marrana” o “El Mantecas” y Jesús Salazar Blas, alias “El Tuzo”, ambos, líderes de “La Familia Michoacana”, que al ser capturados y asesinados en 2012 y 2013, dejaron su lugar a “El Pony” que quedó como controlador único y máximo líder de este grupo.

A la muerte de “El Tuzo”, “El Pony” extendió sus dominios hacia los municipios de Tejupilco, Luvianos, Tlatlaya y prácticamente todo el sur del Estado de México, por lo que se le pudo vincular con ejecuciones que ocurrieron en el Valle de Toluca y parte de Michoacán.




Volver arriba