“El Chapo” busca amparo contra extradición a EE.UU.

Por MARK STEVENSON, ALICIA A. CALDWELL y ADRIANA GOMEZ LICON

Foto de la detención de "El Chapo" Guzmán

Foto de la detención de “El Chapo” Guzmán

MÉXICO (AP).- Representantes legales del barón de las drogas Joaquín “El Chapo” Guzmán solicitaron un amparo para intentar evitar su extradición a Estados Unidos, horas después de que el capo fuera acusado formalmente en México de cargos de narcotráfico y delincuencia organizada.

La solicitud de amparo fue interpuesta el lunes en un juzgado de la ciudad de México y los representantes de Guzmán tienen 24 horas para ratificarla a fin de que el juez decida si analiza o no el pedido, señaló a The Associated Press una autoridad judicial, no autorizada a ser identificada por políticas internas que impiden dar conocer detalles de procesos abiertos.

“El Chapo”, señalado como líder del cartel de Sinaloa, fue capturado el sábado en una operación de marinos mexicanos apoyados por autoridades estadounidenses en un condominio del balneario turístico de Mazatlán, hasta donde llegó tras escaparse de una de sus casas en otra localidad, Culiacán, a través de un túnel escondido debajo de una bañera.

Autoridades de Estados Unidos y México lo persiguieron y se les perdió en un laberinto de túneles bajo la ciudad, dijeron el domingo a la AP un funcionario estadounidense y un alto funcionario de la policía que hablaron bajo la condición de no ser identificados porque no estaban autorizados para dar detalles de la operación. Agregaron que Guzmán tenía un fusil de asalto en el momento de su detención, pero no disparó. Estaba acompañado de su esposa, la reina de belleza Emma Coronel.

El secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, dijo a Radio Fórmula que, de hecho, el lunes pasado estuvo a punto de ser capturado en Culiacán. Añadió que además de su esposa, en el condominio también se encontraban sus dos hijas gemelas, que nacieron en Estados Unidos en agosto de 2011.

Coronel también tiene la nacionalidad estadounidense. Osorio dijo que la esposa fue dejada en libertad junto con sus hijas porque no hay ningún cargo en su contra. En el lugar también se detuvo a un hombre identificado como guardaespaldas de “El Chapo”, quien era interrogado aún el lunes y cuya situación jurídica se le resolverá hacia el miércoles, dijo a la AP un funcionario federal mexicano no autorizado a ser identificado por políticas internas.

Tras su arresto, “El Chapo” fue internado el mismo sábado en un penal de máxima seguridad en el Estado de México, vecino a la capital del país.

El capo también enfrenta cargos en por lo menos siete tribunales de Estados Unidos. Miembros del narcotráfico han recurrido en el pasado a solicitudes de amparo para evitar su extradición a Estados Unidos, lo cual ha retrasado el proceso por meses o años, pero al final no han prosperado.

El señalado como líder del cartel de Sinaloa fue notificado de las acusaciones, que incluyen tráfico de cocaína, dentro del penal de máxima seguridad en el que fue internado tras su aprehensión el fin de semana, informó el lunes el Consejo de la Judicativa federal. Los cargos están basados en una orden de aprehensión girada en julio de 2009.

Un juez tiene hasta el martes para decidir si hay elementos suficientes para iniciar un juicio contra Guzmán, pero un funcionario federal mexicano dijo a The Associated Press que “El Chapo”, de 56 años, enfrenta una serie de otros cargos en México. Cualquier fallo en otros cargos en su contra retrasará una posible extradición, dijo el funcionario, quien habló bajo condición de anonimato.

El capo enfrenta cargos en por lo menos siete tribunales estadounidenses. Sin mencionar por su hombre a Guzmán, el presidente Enrique Peña Nieto reconoció el lunes a las fuerzas de seguridad por la captura de quien calificó como “uno de los delincuentes más buscados a nivel internacional”, aunque dijo que el arresto “de ninguna manera debe ser motivo para caer en triunfalismos”.

Indemne y con su leyenda creciendo, el bajo y fornido hijo de un campesino se ganó durante sus 13 años como prófugo un lugar en la lista de multimillonarios de Forbes y un estatus folclórico como un capo que se había vuelto demasiado poderoso para atraparlo.

El 16 de febrero de 2014, investigadores de México con ayuda de agentes antidrogas de la DEA, del Servicio Federal de Alguaciles de Estados Unidos y de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) consiguieron la clave que necesitaban con urgencia: rastrearon un celular a una de las casas de seguridad en Culiacán que Guzmán utilizó para evadirse.

El teléfono estaba relacionado con el jefe de comunicaciones del capo: Carlos Manuel Ramírez, alias “Cóndor”. Al día siguiente, las autoridades mexicanas arrestaron a uno de los mensajeros de Guzmán, que rápidamente proporcionó detalles sobre las casas de seguridad que habían estado usando, dijeron los funcionarios. En cada casa, los militares mexicanos encontraron lo mismo: puertas de acero reforzado y una vía de escape debajo de las bañeras.

Cada escotilla conducía a una serie de túneles interconectados con el sistema de drenaje de la ciudad. Un reportero de The Associated Press que caminó a través de uno de los túneles tuvo que bajar en un canal y agacharse para entrar en un tubo de desagüe, lleno de agua y lodo que olía a aguas residuales. Unos 700 metros (yardas) adelante, estaba abierta una portezuela que dejaba al descubierto un túnel recién construido.

Grande y forrado con paneles de madera, como una cabaña, el pasaje tenía iluminación y aire acondicionado. Al final del túnel había una escalera azul pegada a la pared que conducía a una de las casas que las autoridades mexicanas dicen que Guzmán usó como escondite.

Un día después que los militares casi capturaron a Guzmán en Culiacán, fue arrestado un alto colaborador: Manuel López Osorio. Según los funcionarios, él contó a los investigadores que recogió en el alcantarillado a Guzmán, al jefe de comunicaciones Ramírez y a una mujer, antes de ayudarlos a huir a Mazatlán.

Una llamada intervenida por agentes de ICE en el sur de Arizona proporcionó la pista final, pues ayudó a rastrear a Guzmán al balneario donde finalmente fue detenido, dijeron los funcionarios. La investigación de la ICE comenzó hace aproximadamente un año con una pista de la oficina de la agencia en Atlanta, según la cual alguien estaba cruzando la frontera con unos 100,000 dólares, dijo Peña, quien fue informado sobre la investigación.

Esa persona llevó a los investigadores a otro elemento operativo del cártel, que se cree que era un comerciante de aeronaves, lo que les permitió localizar los equipos de comunicaciones de Guzmán. Se cree que el cartel de Sinaloa traficaba con cocaína, marihuana, heroína y metanfetaminas en unos 54 países.

Etiquetas:,