Detienen a un cura por abuso

Veía pornografía con un menor yle hacía caricias

SAN LUIS POTOSÍ (El Universal).- El sacerdote Guillermo Gil Torres, párroco de la Iglesia Santa Rosa de Lima, fue detenido por elementos de la Policía Ministerial del Estado por el delito de abuso sexual calificado en agravio de un niño, con lo que sólo queda pendiente la aprehensión del sacerdote Eduardo Córdova acusado de abusar sexualmente de 19 menores.

Anteanoche los agentes interceptaron al párroco en su vehículo en la avenida de Las Artes, esquina con Xicoténcatl, de la colonia Himno Nacional, huyendo de la justicia, dando cumplimiento a una orden de aprehensión de un juez penal, confirmó la Procuraduría General de Justicia del Estado.

El padre Guillermo Gil Torres, del municipio de Soledad de Graciano Sánchez, fue consignado por el Ministerio Público por abusar de un menor, a quien además de hacerle tocamientos le mostraba material pornográfico.

Los familiares del afectado denunciaron que el abuso comenzó en noviembre cuando el religioso invitó al menor a ver unas fotografías de unos viajes que realizó y le acarició las piernas.

En varias ocasiones más, aprovechando que los padres del niño lo mandaban a ayudar con los trabajos de la Iglesia se lo llevaba con engaños a la Casa Pastoral, anexa al templo, y le mostraba fotos en la que estaba desnudo y abusaba de él.

El niño bajó de calificaciones, “se le veía muy triste y nervioso” y le pidió a su abuela que nunca más lo mandara a la Iglesia, dándole a conocer lo que le hacía el sacerdote.

La abuela del niño denunció al párroco ante el Ministerio Público por la agresión sexual a su nieto y recurrió al Arzobispo José Carlos Cabrero Romero para pedir que se iniciara un proceso canónico en su contra, que determinó la suspensión temporal del clérigo.




Volver arriba