Detienen a asesino serial

Ex militar matóa varias mujeres menores de edad

Filiberto Hernández, presunto asesino serial de San Luis Potosí

SAN LUIS POTOSÍ (El Universal).- Un presunto asesino serial, maestro de karate y zumba, fue detenido por elementos de la Policía Ministerial del Estado acusado del homicidio y violación de cuatro niñas y de una mujer en el municipio de Tamuín, localizado al este de la entidad.

El procurador General de Justicia del Estado, Miguel García Covarrubias, informó que el detenido, identificado como Filiberto Hernández Martínez, confesó haber matado a cinco mujeres y condujo a los Policías Ministeriales a un cañaveral en el que arrojó los cuerpos de tres de sus víctimas, localizando los de una niña de 9 años y de una joven obrera.

Ayer, en rueda de prensa, señaló que algunas de las menores asesinadas eran alumnas en el gimnasio de karate y zumba que el presunto homicida tenía a su cargo.

En 2010, Hernández Martínez, de 43 años de edad, originario del municipio de Ébano, inició su carrera criminal de homicidios y violaciones, por lo que podría considerarse un homicida serial, indicó el procurador.

Hernández Martínez se acreditó ante la fiscalía como ex subteniente del Colegio del Aire, especializado en mantenimiento de aeronaves; ser originario de Estación Velasco, en el municipio de Ébano, haber trabajado en Coahuila y Chihuahua y tener su domicilio en la calle Jarrilla de la colonia Juárez, en el mismo Tamuín.

Anteayer, el presunto feminicida reveló a los agentes investigadores el lugar en el que tiró a las tres mujeres que privó de la vida, en el terreno denominado “La Puntilla”, cerca del rancho de La Calandria, en la carretera Valles-Tampico, en el que se han encontrado dos fallecidas y sigue la búsqueda para la localización del cadáver de una menor de edad.

En ese lugar, los peritos forenses de la PGJE levantaron los cuerpos de Eliehoenai Chávez Rivera, de 32 años de edad, quien el 6 de mayo desapareció cuando salía de la maquiladora Ensacar, donde laboraba como obrera, y el de Dulce Jimena Reyes Rodríguez, de 9 años, que desapareció de un parque el 11 de abril pasado.

Ambas fueron violadas y estranguladas por el detenido, de acuerdo con su declaración ministerial, precisó el procurador.

En 2011, la Subprocuraduría de la Huasteca Norte localizó el cadáver de Adriana Martínez Campuzano, de 13 años de edad, otra de sus víctimas. La adolescente había sido reportada desaparecida al salir de la Escuela Secundaria a la que acudía.

Sobre este caso, el detenido confesó haberla raptado con violencia y llevado a su domicilio, en donde la violó y estranguló, para arrojar posteriormente su cuerpo en un camino comunal del ejido “La Primavera”, lugar donde después fue encontrada. Sigue la búsqueda de dos cuerpos que según el dicho del acusado, “pertenecen a las menores Rosa María Sánchez González que desapareció el 29 de octubre de 2010 e Itzel Romany Castillo, desaparecida el 24 de enero de 2013, los cuales fueron ocultos en la misma área del cañaveral”.




Volver arriba