Denuncian tortura en su “confesión”

Sospechosos de matar a reportero acusan presión

MÉXICO.- Los detenidos por el secuestro y asesinato del periodista veracruzano Gregorio Jiménez de la Cruz negaron su participación en los hechos y, además, denunciaron ante medios de comunicación que fueron objeto de presiones, amenazas y tortura para firmar su confesión.

Con ello, los detenidos contradicen las afirmaciones del titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Veracruz, Amadeo Flores Espinosa, quien dio por hecho la participación de los detenidos en el crimen y afirmó que el móvil fue “una venganza personal”.

El periodista de la comunidad de Villa Allende, en el municipio de Coatzacoalcos, Veracruz, fue plagiado el miércoles 5 de febrero del interior de su casa.El 11 de febrero su cuerpo fue localizado en una fosa clandestina de Las Choapas, junto con los restos de otras dos personas, entre ellas el ex líder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en Villa Allende, Ernesto Ruiz Guillén, quien había sido “levantado” el 18 de enero pasado.Colegas periodistas denunciaron que Goyo Jiménez cubría desde hace meses información de secuestros y extorsiones en la región, y en específico dio seguimiento al caso de Ruiz Guillén.Muchas de sus notas no las firmaba con su nombre y lo hacía con la etiqueta de “redacción”, por el temor que hay entre los periodistas a las represalias del crimen organizado y de los caciques locales, explicaron periodistas el 12 de enero.Los propios comunicadores locales, además de la familia de Goyo y activistas en pro de la defensa de los derechos de los periodistas, rechazaron la versión del Procurador Amadeo Flores, quien afirmó que su asesinato fue “por una venganza personal”, y exigen una investigación seria que considere el trabajo de Jiménez de la Cruz como una posible razón de su muerte, pues ya no le creen al gobierno de Duarte de Ochoa.Durante el gobierno de Duarte, de 2009 al cierre de 2013, se han cometido 132 agresiones contra la prensa, de acuerdo con la organización internacional Artículo 19.Diez periodistas han sido asesinados en ese período y tres permanecen en calidad de desaparecidos.

Aunque en las primeras horas de su arresto, algunos de los inculpados reconocieron haber participado en el crimen, ayer cuando fueron presentados ante el Juez Tercero de Primero Instancia Coatzacoalcos, Uriel Domínguez Colío, hermano de Gina Domínguez Colío, vocera del gobierno de Javier Duarte, negaron su participación en los hechos e incluso denunciaron que fueron agredidos por las autoridades.

De acuerdo con e-consulta, antes de presentarse ante el juez, los detenidos plantearon frente a los medios de comunicación que fueron objeto de intimidaciones, presiones y tortura para firmar su supuesta confesión.

Los seis implicados en el secuestro y asesinato del periodista Gregorio Jiménez de la Cruz son cinco hombres y una mujer: Teresa de Jesús Hernández Cruz, señalada como autora intelectual, quien por supuestas diferencias personales y familiares le entregó 20 mil pesos a los integrantes de una célula delincuencial para que escarmentaran al comunicador de Villa Allende.

José Luis Márquez y Jesús Antonio Pérez se quejaron ante reporteros de haber sido golpeados y vendados “para que estampáramos nuestras firmas en las confesiones” que elementos policiacos y ministeriales leyeron luego a los inculpados.

Además, Teresa Hernández negó haber pagado $20 mil por el homicidio.

Los seis se presentaron en la rejilla de prácticas del juzgado Tercero de Primera Instancia, donde se negaron a ratificar su declaración inicial ante el Ministerio Público, aduciendo haber sido torturados, por lo que se amplió el término constitucional a 72 horas para dar su declaración con el objetivo de que el juez pueda dictarles el auto de formal prisión o libertad en el expediente 51/2014.




Volver arriba