Demostración de fuerza de las autodefensas en Apatzingán

Varios vehículos de las autodefensas transitan por calles de Apatzingán, Michoacán.- (AP Photo/Marco Ugarte)

Varios vehículos de las autodefensas transitan por calles de Apatzingán, Michoacán.- (AP Photo/Marco Ugarte)

MÉXICO, D.F.  (EFE).- Un dirigente de los grupos de autodefensa del estado mexicano de Michoacán justificó hoy la demostración de fuerza realizada el pasado fin de semana en la localidad de Apatzingán, un municipio clave en la lucha contra el narcotráfico.

Apatzingán, la ciudad más importante de la llamada Tierra Caliente de Michoacán, estaba considerada hasta hace poco como un bastión del cártel Los Caballeros Templarios, pero desde hace varias semanas está controlada por fuerzas federales.

Grupos de autodefensa habían acordado con las autoridades presentarse allí el fin de semana pasado, a partir de una invitación cursada por el sacerdote Gregorio López para realizar un acto por la paz.

El ingreso de estos grupos de civiles comenzó el sábado, primero con un centenar de personas que llegaron a Apatzingán desarmados, junto con efectivos policiales y militares. Los civiles estaban encabezados por Hipólito Mora, uno de sus dirigentes.

El domingo por la tarde, otro grupo encabezado por Estanislao Beltrán entró también a Apatzingán, en una caravana del medio centenar de vehículos.

“La gente salió a recibirnos con aplausos, con júbilo, con alegría, al ver la presencia de las autodefensas en Apatzingán”, dijo hoy Beltrán en declaraciones a la emisora local Radio Fórmula.

Beltrán explicó que después de pasearse por Apatzingán, se quedaron a la entrada para controlar “las entradas y salidas de la ciudad”, en coordinación con la Policía Federal y el Ejército.

Esa colaboración, que se está dando desde hace varias semanas, implica un cambio en el modo de actuar de estos grupos, que anteriormente irrumpían en las localidades, a solas, para buscar a supuestos narcotraficantes.

“Ahora nosotros no vamos (a realizar capturas), va el Ejército, va la Policía Federal. Ese es el cambio. Es la pregunta del pueblo- dónde están (las autodefensas). Con esa finalidad ayer hicimos el recorrido nosotros” en Apatzingán, agregó.

A efectos prácticos, la entrada de estos grupos a Apatzingán no significó nada, porque en la ciudad hay una fuerte presencia de policías federales y militares desde mediados de enero.

Pero, según el Gobierno, se trata de “la primera manifestación real y clara de un trabajo (en donde caminan de la mano Estado y sociedad”, dijo el comisionado especial para Michoacán, Alfredo Castillo, en una entrevista al diario El Universal.

Sin embargo, fuentes de los grupos de civiles armados consultadas por Efe explicaron la razón por la cual primero entró a Apatzingán una columna encabezada por Mora y al día siguiente una caravana de vehículos a cuyo frente se encontraba Beltrán.

Ambos, Mora y Beltrán, son las figuras más visibles de los grupos de autodefensa de Michoacán, especialmente después del descrédito que sufrió en enero pasado otro de sus dirigentes, José Manuel Mireles, por unas declaraciones contradictorias que hizo.

Estas fuentes dijeron que Mora decidió ingresar primero a Apatzingán ante el temor de que el grupo encabezado por Beltrán irrumpiera en esa ciudad para realizar detenciones arbitrarias de supuestos partidarios de los “templarios”.

Beltrán y Mora son dos productores limoneros de Michoacán que el año pasado encabezaron dos grupos de civiles armados hartos de las acciones de los “templarios” y de la falta de respuesta de las autoridades en el estado.

Hipólito Mora, un dirigente de los grupos de autodefensa que mantiene una línea moderada, dijo hoy a Efe que Beltrán no puede actuar como portavoz de los grupos de autodefensa.

En el Gobierno, sin embargo, no se aplican diferencias entre los dos, porque los consideran interlocutores válidos en la medida que ambos han sido elegidos por sus propias comunidades.

En sus declaraciones radiales, Beltrán dijo hoy que los grupos de autodefensa han entrado ya a 29 o 30 municipios, de los 113 que hay en el estado, y allí “prevalece la tranquilidad”.

También señaló que miembros de estos grupos de civiles suelen acompañar a policías federales y militares cuando se hace un operativo para buscar a algún narcotraficante.

“Son ellos precisamente los que saben dónde se encuentran los criminales”, agregó Beltrán.

Etiquetas:, ,