Dan derecho de audiencia a presidiarios

Por primera vez dan el beneficio a reos de Cancún

CANCÚN, Quintana Roo (El Universal).- Por primera vez en la historia del sistema penitenciario de Quintana Roo, ayer se otorgó el derecho de audiencia a un grupo de 32 internos involucrados en el reciente motín que estalló en la Cárcel de Cancún.

El beneficio fue para que los reos expongan su versión de los hechos ante el Consejo Técnico Interdisciplinario, que decidirá de manera colegiada si son objeto de sanciones o no y de qué tipo, en caso de haberlas.

Cada preso tuvo una suerte de audiencia sumaria, en la que escuchó el parte informativo sobre lo ocurrido y se le otorgó a su vez la garantía de defensa al ser escuchado, a fin de que el Consejo Técnico Interdisciplinario delibere sobre su situación.

La medida marca un golpe de timón en el manejo de los centros penitenciarios del estado, en donde las sanciones disciplinarias y el manejo de las prisiones se decidían de forma unipersonal, recayendo en la figura del director de la cárcel del momento o del titular de la Secretaría de Seguridad Pública en turno.

Nueva etapa

“En esta etapa que viven los centros penitenciarios del estado permeará la legalidad y el respeto (…) Sepan que las decisiones de evaluaciones de conducta de la población penitenciaria no está sujeta ni expuesta a decisiones unipersonales. El Consejo Técnico Interdisciplinario evalúa la conducta, surgen las propuestas, determina, resuelve y se aplicarán en tiempo y forma.

“Esto es para que de una vez por todas el sistema penitenciario quintanarroense de ninguna manera quede a gusto, capricho, interés de persona alguna o de autoridad alguna en lo individual”, advirtió el subsecretario de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de la Secretaría de Seguridad Pública del estado, Jesús Armando Liogon Beltrán.

Las declaraciones del funcionario contrastan con la postura asumida durante los poco más de tres años por el entonces titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Quintana Roo, Bibiano Villa, quien además de concentrar las decisiones sobre el destino de las cárceles, era conocido por su “mano dura” para castigar a los internos que consideraba conflictivos.Liogon Beltrán subrayó que toda persona podrá haber perdido la libertad, pero no por ello pierde su dignidad, ni sus derechos humanos y confirmó que por primera vez a nivel local “se implementará un procedimiento de decisiones colegiadas”, en congruencia con el nuevo sistema penitenciario nacional, en el que las sanciones o medidas disciplinarias, los traslados, la suspensión de visitas familiares o conyugales, por ejemplo, no dependen ya del director de la cárcel.”Esto implica pasar de la cultura carcelaria a la cultura penitenciaria (…) adiós a la represión, bienvenido el trato humano”, dijo.El pasado martes 17 unos 300 internos participaron en disturbios al interior de la cárcel de la ciudad, dañando el área de cocinas, aduana y provocando el incendio parcial o total de cuatro juzgados del fuero común.Tres internos, quienes estuvieron a punto de fugarse, fueron recapturados, mientras que un grupo de 42 fue ubicado como presuntos responsables de generar los disturbios.De esos 42 diez fueron trasladados de forma emergente la madrugada del jueves pasado, por instrucción del Consejo Técnico Interdisciplinario, en tanto que los otros 32 se mantienen en estado de observación, sin restringirles derechos de visita familiar o conyugal, de acuerdo con Liogon Beltrán.El funcionario informó que anteayer culminó el período de observación y alerta en que se mantenía el personal de la cárcel y que hay calma entre la población carcelaria, pese a las constantes llamadas telefónicas que, desde el interior, alertan sobre posibles nuevos disturbios, lo cual descartó.Durante la visita del domingo se reportó la presencia de mil 975 familiares y amigos de los internos, entre ellos, 185 padres de los reclusos; 258, madres de estos; 627, esposas, 445 hijos, menores de edad; 160 amigos, 30 esposos y 270, hermanos.




Volver arriba